Relaciones

¿Porqué mis amigos me molestan?

Escrito por Franco Rodriguez

Un comportamiento muy interesante de los seres humanos es que suelen participar en el asesinato de miembros de su propia especia. Mientras estamos lejos de ser la única especie que hace esto, este comportamiento llama la atención, y es comprensible.

Esta es una base importante para entender otra faceta del comportamiento humano que es extraña (y, en consecuencia, interesante). Los amigos frecuentemente se insultan entre sí de una manera que pretende ser cordial, de dónde se puede captar la idea de que estos insultos no están destinados a quemar puentes o causar verdadero daño. Son insultos nacidos de afecto, de naturaleza lúdica. Esta es una distinción importante porque, y las estadísticas del asesinato ayudan a demostrar, los extraños a menudo no toleran este tipo de insultos. Si tuviera que decirle algo a alguien que no conoce bien (o lo conoce como un enemigo) y comienza a insultar sus hábitos, a sus seres queridos muertos, o incluso algo tan simple como su apariencia, podía razonablemente esperar una reacción violenta. Esto plantea una interesante serie de misterios que rodean la cuestión de por qué los extraños actúan violentamente, dónde sus amigos sólo se reirán.

Los insultos pueden decirse de dos maneras: seriamente y en broma. En el primer caso, está destinado a hacer daño, mientras que en el segundo no lo está. Sin embargo, como mucha gente puede atestiguar, la línea entre los insultos serios y bromas no siempre es tan clara como nos gustaría. A pesar de nuestras mejores intenciones, las bromas mal formuladas o mal hechas pueden hacer daño de la misma manera que un insulto serio. Esto sugiere que la naturaleza de los insultos es similar entre los dos contextos. Como la función de un insulto entre extraños parece ser amenazar o disminuir el estatus del blanco insultado, esta es probablemente la misma función de un insulto hecho en broma entre amigos, aunque el grado de amenaza prevista es menor en esos contextos. La analogía más cercana que viene a la mente es la diferencia entre una pelea seria y una pelea amistosa, donde los combatientes están, o no, tratando de infligir daño serio el uno al otro.

Dado que las amistades son importantes recursos sociales que cambian, es importante que las personas tengan formas confiables de evaluar la fuerza de estas relaciones. Si no está evaluando estas relaciones de vez en cuando, puede llegar a creer que sus lazos sociales son más fuertes de lo que realmente son, lo que puede ser un problema cuando usted se encuentra en necesidad de apoyo social y darse cuenta de que no lo tiene. Es mejor evaluar qué tipo de apoyo tiene antes de que realmente lo necesite para que pueda adaptar su comportamiento de manera más apropiada.

Los insultos entre amigos pueden servir una función de supervisión o prueba de las relaciones.

Como los insultos tienen el potencial de infligir costos a su objetivo, la voluntad de un individuo para tolerar el insulto y para soportar esos costos, puede servir como una señal creíble para medir la amistad. Después de todo, si estoy dispuesto a soportar los costos de ser insultado sin responder agresivamente a su vez, esto probablemente significa que valoro su amistad más de lo que no me gustan los costos de los insultos.

De hecho, si estos insultos no impican costos, no serían indicios confiables de la fortaleza de la amistad. Cualquier persona puede tolerar un comportamiento que no inflige costos para mantener una amistad, pero no todo el mundo tolerará comportamientos que lo hacen. Esto da lugar a otra predicción: El grado de fuerza de la amistad también puede evaluarse por el grado de insultos dispuestos a ser tolerados. En otras palabras, cuanto más se tarda en “ir demasiado lejos” cuando se trata de insultos, más estrecha y más fuerte es la amistad entre dos individuos.

 

Otra posible función relacionada de los insultos podría ser asegurar que sus amigos no empiecen a pensar demasiado en sí mismos.

Como se mencionó anteriormente, las amistades son relaciones dinámicas basadas, en parte, en lo que cada parte puede ofrecer a la otra. Si un amigo comienza a tener cambios importantes en su vida hacia una dirección positiva, el otro amigo puede no ser capaz de ofrecer el mismo valor que antes.

Para poner eso en un ejemplo simple, si dos amigos han sido pobres hace mucho tiempo, pero uno de repente obtiene un nuevo trabajo, de alto pago, el nuevo estatus que ofrece el trabajo permitirá a esa persona hacer amigos que probablemente no podía antes. Debido a que el trabajo lo hace más valioso para los demás, otros ahora estarán más inclinados a ser su amigo. Si el amigo de estatus inferior desea conservar su amistad con el recién empleado, podría usar estos insultos para disminuir potencialmente la confianza de su amigo de una manera sutil. Es una manera indirecta de tratar de asegurar que el amigo de alto estatus no empiece a pensar que es demasiado bueno para sus viejos amigos.

Tal estrategia podría ser arriesgada, sin embargo. Si la parte del lado inferior ya no puede ofrecer el mismo valor a la de mayor estatus, en relación con sus nuevas opciones, también podría no ser el momento de probar la disposición de la persona de mayor estatus a tolerar insultos.

Al mismo tiempo, los tiempos de cambio también son precisamente cuando el valor de la re-evaluación de la fuerza de la relación puede estar en su nivel más alto. Hay menos riesgo de que una persona abandone una amistad cuando nada ha cambiado, en relación con cuándo lo ha hecho. En cualquier caso, la evaluación y gestión de las relaciones sociales es probablemente la clave para entender la tolerancia de los insultos de los amigos y la intolerancia a ellos de los extraños.

Acerca de

Franco Rodriguez

Graduado de Psicología. Seguidor de los últimos tratamientos e investigación para trastornos y desordenes.

Dejar un Comentario