Inteligencia

La empatía puede ser mala para tu salud

Escrito por Claudia Sarmiento

Un nuevo estudio muestra que cuando se trata de empatía, cómo se llega al estado de empatía es tan importante como ser empático.

“Eso es porque hay dos vías para la empatía y una de ellas es más dolorosa y perturbadora que la otra”, dijo el doctor Michael Poulin, profesor asociado de la Universidad del Departamento de Psicología de Buffalo. Poulin fue un co-autor del estudio que fue dirigido por Anneke E.K. Buffone, quien era estudiante en la Universidad de Buffalo cuando se realizó esta investigación.

Las rutas a la empatía divergen dependiendo de la persepectiva del ayudante. Las dos pueden parecer similares, pero en realidad resultan ser muy diferentes en términos de cómo afectan a la persona que está tratando de ayudar a otro, de acuerdo con los investigadores.

Una ruta observa e infiere cómo alguien se está sitendo. Esto es imaginar la perspectiva de otros. El otro enfoque es que los que ayudan se ponen en la situación de otra persona.

“Puedes pensar en los sentimientos de otra persona sin absorber esos sentimientos en ti mismo”, dijo Poulin. “Pero empiezo a sentirme triste una vez que paso por el camino mental de ponerme en el lugar de alguien que se siente triste”.

“Creo que a veces todos evitamos involucrarnos en la empatía por otros que sufren porque tomar las cargas de otra persona podría ser desagradable”, continuó. “Por otro lado, parece una manera mucho mejor de proceder es si es posible mostrar empatía simplemente por reconocer los sentimientos de otra persona”.

Investigaciones previas han tratado de abordar la cuestión del estrés en relación con la empatía pidiendo a las personas que informen cómo se sintieron después de un comportamiento que ayudó a otros, afirmaron los investigadores.

Señalan que su estudio abre nuevos caminos examinando los efectos de la perspectiva mientras alguien está inmerso en un comportamiento de ayuda.

“Tengo un cierto grado de incertidumbre acerca de lo bien que la gente está analizando la distinción al informar cómo se siente frente a la otra persona”, dijo Poulin.

Esa incertidumbre motivó el diseño del estudio, que midió una respuesta cardiovascular que indica de manera fiable la diferencia entre sentirse personalmente ansioso o no.

“Cuando nos sentimos amenazados o ansiosos, algunos vasos sanguíneos periféricos se contraen, lo que hace más difícil para el corazón bombee sangre a través del cuerpo”, dijo Poulin.

Señaló que podrían detectar esto en el laboratorio basado en medidas de la fisiología del estrés.

“Lo que encontramos es que las personas que participan poniéndose en la situación de la otra persona tenían mayores niveles de esta respuesta de amenaza en comparación con las personas que no”, dijo.

Esta conclusión podría ser especialmente útil en el contexto de las profesiones médicas, como los médicos y enfermeras, que pasan mucho tiempo ayudando a otros en dificultades.

“Muchos de estos profesionales ven tanto dolor y sufrimiento que finalmente afecta sus carreras”, dijo. “Eso podría ser el resultado de una participación activa empática. Se ponen en los zapatos de sus pacientes.”

“Tal vez podamos capacitar a médicos y enfermeras para participar de otra forma para que puedan seguir siendo empáticos con sus pacientes sin que la empatía cree una carga”.

Esto también se aplica a los maestros y estudiantes y trabajadores sociales, señaló.

Los padres podrían incluso considerar el hallazgo del estudio al pensar en cómo están hablando con sus hijos en ciertas circunstancias.

“En lugar de decirle a un niño: ‘¿Cómo te sentirías si te hicieran esto?’, Quizá debiéramos decir: ‘Piensa en cómo se siente esa persona'”.

Fuente: Journal of Experimental Psychology

Acerca de

Claudia Sarmiento

Graduada de Periodismo, nueva en la ciudad y buscando nuevas aventuras.

Dejar un Comentario