Inteligencia Relaciones

La hipótesis de la arrogancia

Escrito por Franco Rodriguez

El optimismo generalmente se considera una de las cualidades sicológicas más deseables. Nos gusta estar con los optimistas más de lo que nos gusta estar con los pesimistas, y creemos que el optimismo es generalmente una estrategia de vida más exitosa. Ser un “optimista tonto” significa que podrás enfrentar mejor cualquier desafío que se te presente. Sin embargo ser optimista puede tener un precio: puede hacerte parecer ingenuo, y es posible que te desilusione cuando tus soleadas predicciones no se materialicen.

Hay otra trampa relacionada con el optimismo, y ocurre cuando caes presa de la hipótesis de la arrogancia.

Como señaló un equipo belga, la hipótesis de la arrogancia implica una comparación favorable y explícita con otras personas. Esto lleva a otros a creer que tienes actitudes despectivas hacia ellos, porque les estás dejando saber que te consideras superior. Es una forma particular de orgullo en el que las afirmaciones que hace sobre su propio valor vienen a expensas de reconocer el de otras personas. Cuando haces la declaración comparativa con los demás, muestras una forma explícita de arrogancia. Cuando simplemente dices que tan bueno eres, el reclamo de superioridad es implícito, y no es dañino.

Cuando el optimismo implica un giro comparativo similar, es probable que desencadene la misma reacción que una arrogancia explícita. Si crees que las probabilidades de que algo malo te suceda son inferiores a las posibilidades de que algo malo le suceda a otros, de acuerdo con este punto de vista, estás invocando la hipótesis de la arrogancia. ¿Por qué deberías ser tan inmune a la desgracia? ¿Qué te hace tener tanta más suerte que la gente que te rodea? Cuando se trata de algo favorable, ¿Por qué es mucho más probable que obtengas un trabajo para el que has solicitado que tus competidores? En términos de optimismo absoluto, puedes pensar que está calificado para el trabajo. Sin embargo, si usas el optimismo comparativo, cree que está más calificado que los demás y, por lo tanto, deberías obtener el puesto.

En un experimento, investigadores presentaron tres escenarios que mostraban individuos que eran optimistas o pesimistas sobre la vida sobre envejecer, encontrar la felicidad romántica y experimentar relaciones familiares felices. El optimismo absoluto fue representado por tener el proyecto de optimismo para sí mismo sin comparación con otros estudiantes; los optimistas comparativos proyectaban tener resultados más positivos que el promedio del otro alumno. Luego, los participantes calificaron a los individuos en cinco rasgos que reflejan calidez (indulgente, servicial, honesto, amoroso, educado) y cinco que reflejan competencia (ambicioso, alegre, competente, independiente, intelectual). También calificaron cuánto deseaban estar con estas personas.

Se calificaron a los optimistas comparativos peor que a los optimistas absolutos, y como resultado, no quisieron afiliarse con ellos.

Los autores concluyeron, por lo tanto, que “el optimismo pierde algo de su atractivo cuando se expresa de una manera comparativa en contraste con una absoluta y porque las expresiones comparativas de optimismo sugieren que el demandante ve el futuro de los otros con pesimismo”.

Irónicamente, la mayoría de la gente prefiere verse a sí misma como “mejor” que la persona promedio, lo cual, por supuesto, es imposible. Lo que sucede con la hipótesis de la arrogancia es que no nos gusta cuando alguien más expresa abiertamente ese punto de vista. Está bien pensar que eres más afortunado, más feliz o más agradable que los demás, pero si expresas esta evaluación, terminarás enfrentando el resultado exactamente opuesto.

Una razón por la que no nos gusta escuchar a los demás presumir en términos relativos sobre sus cualidades es que  siempre estamos procesando información sobre otras personas a través de los ojos un tanto egocéntricos de nuestras propias opiniones. Si la madre de su mejor amigo está constantemente tratando de mostrar cuánto mejor cocinera es ella que todos los demás, no irán allí para cenar, sin importar qué tan buena sea realmente la comida. Su tendencia a auto-promocionarse pone a su propia madre, o quizás a usted, en la posición inferior. Por la otra parte, no se verá cuánto se te ofendió y se desconcertará cuando rechaces las invitaciones que parecen tan bien intencionadas.

En resumen, sabemos que presumir es un tipo de comportamiento al que la mayoría de nosotros preferiríamos evitar exponernos. Estos estudios sobre el optimismo comparativo muestran, además, que es la arrogancia expresada a expensas de los demás lo que hace que presumir sea tan objetable. El optimismo es ciertamente un camino bien conocido hacia la realización. Siempre y cuando puedas expresarlo sin criticar los posibles destinos de los demás, podrás aprovechar al máximo sus ventajas.

Fuente: Estudio

Acerca de

Franco Rodriguez

Graduado de Psicología. Seguidor de los últimos tratamientos e investigación para trastornos y desordenes.

Dejar un Comentario