Adicción

Adicción a las redes sociales: Señales y tratamiento

Escrito por Dia García

Verificar y desplazarse por las redes sociales se ha convertido en una actividad cada vez más popular durante la última década. Aunque la mayoría del uso de las redes sociales por parte de las personas no es problemático, hay un pequeño porcentaje de usuarios que se vuelven adictos a los sitios de redes sociales y se involucran en un uso excesivo o compulsivo.

De hecho, los psicólogos estiman que entre el 5 y el 10% de los estadounidenses cumplen con los criterios de adicción a las redes sociales en la actualidad. ¿Eres tú una de estas personas adictas? Descúbrelo ahora mismo.

Señales

Presta atención si padeces algunos de los siguientes síntomas:

Te sientes ansioso cuando no puedes acceder a las redes sociales

¿Alguna vez has sentido malestar de estómago cuando la señal de Wi-Fi está lenta? ¿Miras el reloj durante una actualización de Facebook esperando que la aplicación esté nuevamente disponible?

Este es un signo de dependencia, al igual que la sensación de antojo que sentirías entre las pausas para fumar.

Tu uso de las redes sociales está reduciendo tu tiempo de trabajo

Algunos lugares de trabajo tienen políticas estrictas de teléfono e Internet que impiden que los empleados accedan a las redes sociales. Sin embargo, eso no impide que los trabajadores infrinjan las reglas.

Quizás eres de esos que toman algunos descansos adicionales para ir al baño para revisar tus redes, o puedes esconder algunos mensajes debajo de tu escritorio.

Inmediatamente revisas tu teléfono cuando escuchas una notificación

Las notificaciones telefónicas provocan una pequeña liberación de dopamina en tu cerebro. Esta es la “sustancia química que da la felicidad”.

La dopamina es un elemento principal en la mayoría de las adicciones, como el juego y el tabaquismo. Y si disfrutas tanto de la sensación, terminas queriendo repetirla una y otra vez.

Monitoreas tentativamente tus publicaciones para ver cuántos me gusta obtienes

¿Actualizas la página después de una publicación para ver cómo aumentan los Me gusta? Esto una vez más apunta a la adicción a las redes sociales. Estás “persiguiendo lo alto” descrito en la sección anterior.

No hay nada de malo en querer agradar, pero debe haber un equilibrio entre la autoestima y la valía asignada. La autoestima siempre debe tener prioridad porque lo que realmente importa es tu opinión sobre una publicación.

Verifica tus cuentas justo cuando te despiertas y justo antes de acostarse

La pantalla de tu teléfono interrumpe la capacidad de tu cuerpo para descansar. Es por eso que recomendamos no mirar tu teléfono al menos 30 minutos antes de acostarse para una rutina de sueño óptima.

Si revisas tu teléfono justo cuando te despiertas y justo antes de acostarte, eso indica que las redes sociales ocupan un lugar destacado en tu lista de prioridades.

Tu cónyuge, amigos y familiares dicen que pareces “distante”

Irónicamente, la adicción a las redes sociales puede conducir al aislamiento social. Tu necesidad de estar conectado con el mundo puede alejarte del mundo que te rodea.

Los amigos y familiares pueden decir que pareces distante porque siempre estás en tu teléfono, incluso cuando estás con personas a las que estás mirando en línea.

Mides los eventos de la vida por lo dignos de ser subidos

Digamos que estás en una fiesta y te estás divirtiendo mucho. Sin embargo, la iluminación es terrible, por lo que no puedes hacerte una buena foto con tus amigos. ¿Eso disminuye tu disfrute? ¿La fiesta de repente parece menos divertida?

Ese es otro indicador de que tienes adicción a las redes sociales. No puedes encontrar alegría en un evento a menos que pueda publicar sobre él.

Por qué son tan adictivas

Debido al efecto que tiene en el cerebro, las redes sociales son adictivas tanto física como psicológicamente. Según un nuevo estudio de la Universidad de Harvard, la exposición constante y personal en los sitios de redes sociales ilumina la misma parte del cerebro que también se enciende cuando se ingiere una sustancia adictiva.

El área de recompensa en el cerebro y sus vías de mensajería química afectan las decisiones y sensaciones.

Cuando alguien experimenta algo gratificante o usa una sustancia adictiva, las neuronas en las principales áreas productoras de dopamina en el cerebro se activan, lo que hace que aumenten los niveles de dopamina. Por tanto, el cerebro recibe una “recompensa” y asocia la droga o actividad con un refuerzo positivo.

Esto se puede observar en el uso de las redes sociales; cuando una persona recibe una notificación, como un me gusta o una mención, el cerebro recibe una ráfaga de dopamina y la envía por vías de recompensa, lo que le provoca placer. Las redes sociales proporcionan una cantidad infinita de recompensas inmediatas en forma de atención de los demás por un esfuerzo relativamente mínimo. Por lo tanto, el cerebro se reconecta a sí mismo a través de este refuerzo positivo, haciendo que las personas deseen me gusta, retuits y reacciones de emoticonos.

Otro factor que perpetúa la adicción a las redes sociales es el hecho de que los centros de recompensa del cerebro son más activos cuando las personas hablan de sí mismas.

En la vida real, se estima que las personas hablan de sí mismas entre el 30 y el 40% del tiempo; sin embargo, las redes sociales tienen que ver con mostrar la propia vida y los logros, por lo que la gente habla de sí mismos un asombroso 80% del tiempo. Cuando una persona publica una imagen y recibe comentarios sociales positivos, estimula al cerebro a liberar dopamina, lo que nuevamente recompensa ese comportamiento y perpetúa el hábito de las redes sociales.

El uso de las redes sociales se vuelve problemático cuando alguien ve los sitios de redes sociales como un mecanismo de afrontamiento importante para aliviar el estrés, la soledad o la depresión. Para estas personas, el uso de las redes sociales proporciona recompensas continuas que no reciben en la vida real y terminan participando cada vez más en la actividad. Este uso continuo eventualmente conduce a múltiples problemas interpersonales, como ignorar las relaciones de la vida real, las responsabilidades laborales o escolares y la salud física, que luego pueden exacerbar los estados de ánimo indeseables de una persona.

Cómo tratar la adicción

Considera los siguientes consejos para ayudarte a lograr un equilibrio más saludable con las redes sociales:

  • Elimina tus aplicaciones de redes sociales de tu teléfono inteligente. Si bien aún puedes acceder a ellos desde tu computadora personal, mantenerlos fuera de tu teléfono puede ayudar a disminuir la cantidad de tiempo que pasas en las redes sociales en general.
  • Apaga tu teléfono personal durante el trabajo, así como durante la escuela, las comidas y las actividades recreativas. También puedes ajustar la configuración en cada aplicación de redes sociales para poder desactivar ciertas notificaciones.
  • Reserva una cierta cantidad de tiempo al día dedicado a las redes sociales. Enciende un temporizador para mantener esta responsabilidad.
  • Deja tu teléfono, tableta y computadora fuera de tu habitación.
  • Adopta un nuevo pasatiempo que no esté relacionado con la tecnología. Los ejemplos incluyen deportes, arte, clases de cocina y más.
  • Asegúrate de ver a tus amigos y familiares en persona cuando sea posible.

Si bien muchas personas pueden usar las redes sociales a diario sin ningún problema, quienes padecen una adicción a las redes sociales están consumidos por su necesidad de usar y participar en los sitios de redes sociales. Afortunadamente, la afección es muy tratable y muchos se han recuperado con éxito; sin embargo, si la adicción es demasiado grave, es posible que necesites ayuda profesional.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Dejar un Comentario