Inteligencia

Cómo combatir la vergüenza

Escrito por Franco Rodriguez

La definición del diccionario de vergüenza es “un doloroso sentimiento de humillación o angustia causado por la conciencia de un comportamiento equivocado o poco sensato”.

Más que cualquier otra emoción, la mayoría de nosotros tratamos de ocultar nuestra vergüenza y las conductas que la tajeron a los demás, e incluso a nosotros mismos, incluso cuando los comportamientos realmente no son culpa nuestra. El comprender y tratar la vergüenza crónica,  sí duele, pero tenerla expuesta a los demás puede ser insoportable.

Así que encontramos formas de ocultarlo, compensarlo, deshacerlo y, de otro modo, tratar de fingir que tanto los sentimientos como las experiencias que los conducen a ellos realmente no existen.

 

La psicoterapia ayuda con la vergüenza, en parte porque proporciona, a menudo con el tiempo, una nueva relación en la que aprendemos que no somos tan malos como nos ha llevado a creer nuestro sentimiento de vergüenza.

Ser parte de un grupo de personas que han sufrido de manera similar también puede ayudar. Los alcohólicos, usuarios de drogas y sus hijos, cónyuges y otros miembros de la familia a menudo sufren de vergüenza, hayan hecho algo mal o no.

Las víctimas de abuso y acoso también sufren de vergüenza, incluso cuando saben que no hicieron nada malo. La vergüenza hace que sea difícil conseguir ayuda a veces.

Pero también hay algunas cosas que puedes hacer para ayudarte a sentirte mejor en un momento en el que todo lo que realmente quieres es escapar.

Estrategias para combatir la vergüenza

Permítase unos segundos para simplemente respirar y relajarse en el momento

Si alguien te está avergonzando intencionalmente, ellos cuentan con desequilibrarte emocional e intelectualmente.

Entonces, un gran mecanismo para sobrellevar la situación y una excelente manera de resistir silenciosamente es detenerse allí mismo, frente a ellos, y enfocarse.

Usar una técnica de atención plena, como contar hasta cuatro al respirar, y luego otra vez a cuatro cuando exhala, y prestar atención a nada más que a su respiración durante tres o cuatro respiraciones, puede marcar una gran diferencia en su capacidad de controlarse.

Trata de imaginar la cara de alguien que te aprecia por quien eres

La vergüenza intentará destruir ese vínculo, pero trate de pensar en lo que realmente le dirían si les dijera cómo se siente.

Debería ser alguien que usted sabe que lo apoyará en momentos difíciles, alguien que no lo considera malo/a simplemente porque ha hecho algo mal y  si estuviera allí, podría ayudarlo a resolver el problema.

Abandone la situación tan pronto como sea posible

Salga a caminar o haga algún otro tipo de actividad que lo ayude a calmar la reacción física de su cuerpo a la vergüenza y lo ayude a distraer su atención del momento .

Póngase en contacto con un ser querido

La vergüenza es aislar, y el aislamiento alimenta la sensación de vergüenza. Así que busca a alguien que pueda ayudarte.  Una de las cosas importantes que hacen los amigos es ayudarnos a manejar nuestras emociones. Y una de las claves para lidiar con la vergüenza es reconocer que solo se trata de un sentimiento.

 

Finalmente, recuerde que la vergüenza es simplemente una de una amplia gama de emociones que son parte de la experiencia del ser humano.

Acerca de

Franco Rodriguez

Casi Graduado de Psicología. Seguidor de los últimos tratamientos e investigación para trastornos y desordenes.

Dejar un Comentario