Inteligencia

La disonancia cognitiva explicada

Escrito por Dia García

¿Sabes lo que es la disonancia cognitiva? Y de saberlo, ¿consideras que es buena o mala? ¿Cómo se puede resolver? El día de hoy te ayudamos a entender todo esto y a identificar si existe disonancia en tu vida y cómo lo puedes controlar.

Qué es la disonancia cognitiva

Digamos que has estado haciendo ejercicio como un campeón, pagando por sesiones de entrenamiento virtual, trotando por tu barrio, conquistando cualquier ruta de senderismo, y comiendo saludablemente, todo en una búsqueda para dejar esa cuarentena.

Luego vas a comprar comida y ves galletas, que pones en tu carrito pensando que solo comerás una. Aunque lo compres, sabes que no deberías haberlo hecho porque, se consideraría sabotaje. Y ahí es cuando la incomodidad, la culpa y la vergüenza comienzan a asentarse.

Esta es la disonancia cognitiva, un conflicto mental que ocurre cuando tus creencias no se alinean con tus acciones. Es un estado mental incómodo cuando alguien tiene valores, actitudes o perspectivas contradictorias sobre lo mismo. El grado de incomodidad varía según el tema, así como también con la persona que se enfrenta a la auto contradicción.

Tomemos como ejemplo al vegano que compra una bolsa de cuero, al tipo consciente del medio ambiente que compra un automóvil que funciona con gasolina, y la lista continúa.

Si bien la disonancia cognitiva en sí misma no es necesariamente algo malo, cuando las personas evitan lidiar con la incomodidad mental, a menos que el problema se resuelva por sí solo, lo que generalmente es poco probable con un conflicto interno, puede generar problemas en el futuro.

Los investigadores creen que no es un sentimiento automático que tenemos cuando tenemos creencias contradictorias; lo experimentamos solo cuando somos conscientes de que hay una inconsistencia.

¿Cuáles son los efectos de la disonancia cognitiva?

En el momento, la disonancia cognitiva puede causar malestar, estrés y ansiedad. Y el grado de estos efectos a menudo depende de cuánta disparidad existe entre las creencias en conflicto, cuánto significan las creencias para esa persona, así como de qué tan bien la persona se enfrenta a la auto-contradicción.

Gracias a la incomodidad que causa la disonancia cognitiva, las personas pueden racionalizar sus decisiones, incluso si van en contra de sus creencias, mantenerse alejadas de las conversaciones sobre ciertos temas, ocultar sus creencias o acciones a los demás o incluso ignorar los consejos de un médico.

Al final, todas estas tácticas solo les ayudan a repetir los comportamientos, con los que realmente no están de acuerdo de todos modos.

¿Cómo puede afectar las decisiones que tomamos?

La disonancia cognitiva puede ser problemática si comienzas a justificar o racionalizar los comportamientos destructivos. O si comienzas a estresarte mayormente tratando de racionalizar la disonancia.

Cuando la disonancia cognitiva no se aborda, no solo puede causar angustia, sino que puede conducir a una toma de decisiones deficiente. Por otro lado, cuando la disonancia cognitiva se aborda adecuadamente, puede conducir a una mejor toma de decisiones y una mayor conciencia de sí mismo.

Puede ser útil cuando puedes identificarlo y preguntarte, ‘¿Por qué? ¿Cómo llegué a este lugar? ¿Cómo puedo arreglarlo? ¿Qué comportamientos puedo hacer para desafiar esto?’.

¿Cuáles son las señales de que podrías estar experimentando una disonancia cognitiva?

Los signos de que podrías estar experimentando una disonancia cognitiva incluyen:

  • Malestar general que no tiene una fuente obvia o clara.
  • Confusión.
  • Sentirse en conflicto por un tema en disputa.
  • Oír a las personas decir que eres un hipócrita.
  • Ser consciente de opiniones contradictorias y / o deseadas, pero no saber qué hacer con ellas.

¿Qué se puede hacer para aliviar la disonancia cognitiva?

La buena noticia es que resolver la disonancia cognitiva a menudo puede conducir a cambios positivos. Y no siempre se trata de hacer grandes cambios. A veces, un pequeño cambio de perspectiva puede contribuir en gran medida a lograr patrones de pensamiento más saludables.

La clave es identificarlo, evaluarlo y descubrir cómo resolverlo. Tienes que identificar qué valores son tuyos y qué valores son de otra persona. Y si estás asumiendo los valores de otra persona, entonces debes preguntarte por qué.

La disonancia se puede reducir cambiando las creencias existentes, agregando nuevas creencias o minimizando la importancia de las creencias.

La vida puede ser complicada y nuestras acciones y creencias pueden ser difíciles de entender a veces. Sin embargo, ser consciente de las angustiantes discrepancias es un primer paso importante para abordarlas.

Otra cosa a tener en cuenta: crecemos y evolucionamos a lo largo de nuestras vidas, por lo que la disonancia cognitiva con la que luchamos hoy puede resolverse con el tiempo.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Salir de la versión móvil