Inteligencia

La relación entre la felicidad y nuestras expectativas

Escrito por Dia García

Un error que cometemos constantemente es tener muchas expectativas acerca de las cosas y las personas.

Muchas veces, idolatramos a otros que son tan o más imperfectos que nosotros, y al final siempre nos terminan decepcionando y luego queremos culparlos por habernos fallado cuando en realidad la culpa fue nuestra por haber puesto tanta fe en ellos.

Todo esto nos conduce a ser infelices. Para verlo más claro, te explicamos la relación entre la felicidad y nuestras expectaciones.

Expectativas

Generalmente, todos contamos con diversas expectativas para nuestras vidas, como por ejemplo, lo que queremos de la vida y en quién queremos convertirnos. De hecho una de las claves de la felicidad reside en saber gestionar nuestras expectativas así como también las circunstancias.

“Si no tienes expectativas, nunca te decepcionarás”, dice un dicho. Por ejemplo, a menudo tendemos a creer que la forma en que tratamos a los demás será la forma en que seremos tratados a cambio. Pero, desafortunadamente, esto no siempre sucede.

Debemos asegurarnos de entablar relaciones con personas que tengan un corazón o una conexión tan grande con nosotros. Si no lo hacemos así, podemos sentir o puede pasar que terminen aprovechándose de nosotros. Debemos encontrar personas que aprecien lo que hacemos por ellos y que corresponderán a estas acciones.

Por esto tener expectativas realistas te permitirá aceptar los defectos que tiene cada persona. Necesitamos aprender cómo asumir la responsabilidad de nuestras propias vidas y nuestras propias decisiones antes de que podamos esperar que otros hagan lo mismo.

Uno de los mayores desafíos que enfrentamos en la vida es aprender a aceptar a las personas por lo que realmente son. Una vez que te des cuenta de que tus expectativas no pueden cambiar a las personas, mejor te irá.

Sin embargo, el problema surgirá cuando las expectativas no se materialicen. Si descubres que te estás yendo mucho más lejos que las personas con las que te rodeas, puede que sea el momento de buscar un nuevo grupo de amigos. Las expectativas poco realistas pueden conducirte a la decepción, de hecho, es lo que sucede en la mayoría de los casos.

Demasiadas personas están obsesionadas con encontrar la carrera perfecta o la pareja perfecta, y como resultado se sienten cada vez más frustrados cuando esto no da resultado.

Un error desafortunado de tener altas expectativas en ciertas circunstancias es que nos impedimos disfrutar por completo de la experiencia. Si te siente así en tu vida, necesitas reajustar tus expectativas.

No esperes que las cosas salgan de las situaciones, solo entra en ellas con una mente más abierta. Esto te permitirá sumergirte completamente sin la presión de estar a la altura de las nociones preconcebidas.

Cuando tienes nociones poco realistas con respecto a las personas, corres el riesgo de decepcionarte y lastimarte. Seguramente, alguien te decepcionó en ciertos aspectos, pero ¿no crees que era inherentemente injusto tener a estas personas en un pedestal?

Al mantener una conciencia precisa de tus propias realidades, podrás determinar lo que realmente se espera de los demás. Dicha decepción puede llevar a varios resultados, incluido el intento de cambiar a esta persona y un aumento de la ira hacia la persona que está causando la decepción. Esto se vuelve problemático ya que la culpa es tuya por poner tanta presión sobre esta persona.

Por tanto, te damos tres consejos que son infalibles para ser feliz:

  • Escoge entre mejorar tu realidad o disminuir tus expectativas.
  • Da sin expectativas y acepta sin reservas.
  • Finalmente, espera lo inesperado ya sea bueno o malo.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Dejar un Comentario