Inteligencia

Tipos y arquetipos de Autoconciencia

Escrito por Dia García

“Conocer a los demás es inteligencia. Conocerse a uno mismo es la verdadera sabiduría. Dominar a los demás es la fuerza. Dominarse a sí mismo es el verdadero poder”. – Lao Tzu.

La autoconciencia es una palabra que ha cobrado mucha fuerza en los últimos años. La investigación sugiere que cuando nos vemos claramente, somos más seguros y más creativos. Esto nos ayuda a tomar decisiones más sólidas, construir relaciones más fuertes y a comunicarnos de manera más efectiva.

La autoconciencia ha sido relacionada con el liderazgo, hay quienes afirman que los líderes más efectivos del mundo la practican, que es su súperpoder. Así que vale la pena estudiarla a fondo. En esta oportunidad veremos cuáles son los tipos y arquetipos de autoconciencia.

Los dos tipos de autoconciencia

Durante los últimos 50 años, los investigadores han utilizado diferentes definiciones de autoconciencia. Por ejemplo, algunos lo ven como la capacidad de controlar nuestro mundo interior, mientras que otros lo etiquetan como un estado temporal de autoconciencia.

Otros lo describen como la diferencia entre cómo nos vemos y cómo nos ven los demás. Entonces, a través de estos estudios surgieron dos definiciones.

Autoconciencia interna

Refleja cuán claramente vemos nuestros propios valores, pasiones y aspiraciones, y su relación con nuestro entorno, reacciones (incluidos pensamientos, sentimientos, comportamientos, fortalezas y debilidades) e impacto en los demás.

Según la investigadora de Harvard, autora más vendida del New York Times y psicóloga organizacional, Tasha Eurich, este tipo de autoconciencia puede estar relacionado con una mayor satisfacción laboral y de relación, control personal y social y felicidad, pero al mismo tiempo se asocia con mayor ansiedad, estrés y depresión.

Autoconciencia externa

Tiene que ver con la capacidad de una persona para comprender cómo los ven los demás. La investigación de Eurich mostró que “las personas que saben cómo los ven los demás son más hábiles para mostrar empatía y tomar las perspectivas de otras personas”.

Asimismo, quienes tienen un alto grado de este tipo de autoconciencia pueden crear fuertes lazos con sus empleados.

Sorprendentemente, la investigación de Eurich no encontró correlación entre los dos tipos. Ser fuerte en un tipo no significa que eres fuerte en el otro. Pero la autora también aclara que “la autoconciencia no es una verdad. Es un delicado equilibrio de dos puntos de vista distintos, incluso competitivos”.

Es por eso que Eurich propone cuatro arquetipos de liderazgo, cada uno con un conjunto diferente de oportunidades para mejorar, que logró identificar mediante la investigación.

Los cuatro arquetipos

Cuando se trata de la autoconciencia interna y externa, es tentador valorar uno sobre el otro. Pero los líderes deben trabajar activamente para verse claramente y obtener retroalimentación para comprender cómo los ven los demás. Es decir que las personas exitosas se centran en equilibrar la escala.

En ese orden, Eurich propone cuatro arquetipos para clasificar los grados de autoconciencia en las personas. Los arquetipos son sistemas de preparación para la acción, junto con imágenes y emociones. Se heredan con la estructura del cerebro; de hecho, son su aspecto psíquico.

Representan, por un lado, un conservadurismo instintivo muy fuerte, mientras que, por otro lado, son los medios más efectivos concebibles para la adaptación instintiva, según expresa Carl Gustav Jung en Mind end Earth. Veamos los cuatro arquetipos de Eurich.

Los introspectores

Son aquellos que tienen baja autoconciencia externa pero alta autoconciencia interna. Saben quiénes son, pero no se retroalimentan de los comentarios de los demás para obtener información sobre sus puntos ciegos.

Su renuencia a comprender mejor cómo los perciben los demás y cómo se muestran en el mundo puede limitar su éxito en el trabajo y en las relaciones.

Los buscadores

Son personas con baja autoconciencia interna y baja autoconciencia externa. Es decir que no se entienden a sí mismos ni cómo los perciben los demás.

Y sin embargo, se arriesgan a desconectarse de lo que necesitan para sentirse realizados, y luchan por conectarse con los demás.

Los complacientes

Tienen una baja autoconciencia interna pero gozan de una alta autoconciencia externa. A menudo suprimen sus propias necesidades para complacer a los demás, se ponen en segundos en el orden de prioridades.

Pero al hacerlo, corren el riesgo de perder el contacto con quienes son y lo que les importa para ser aceptados, lo que en última instancia conduce a la insatisfacción.

Los conscientes

Poseen ambos tipos de autoconciencia, interna y externa. Están totalmente alineados con quienes son y buscan las opiniones de los demás con respecto a cómo los perciben para mantenerse en alineación con quienes son.

Este tipo de personas están listas para cosechar todos los beneficios de la autoconciencia, tanto personal como organizativa.

Una de las herramientas más poderosas para aumentar la autoconsciencia externa e interna es la Ventana Johari, inventada por los psicólogos Joseph Luft y Harry Ingham. Los cuatro paneles de la ventana son:

  • La ventana abierta: información sobre ti que tanto tú como otros conocen.
  • La ventana oculta: información sobre ti que conoces pero que ocultas conscientemente a los demás debido a la desconfianza hacia ti mismo, hacia los demás o el miedo al futuro.
  • La ventana ciega: información sobre ti que otros conocen, pero no sabes, debido a tus puntos ciegos.
  • La ventana desconocida: información sobre ti que no conoces y que otros tampoco no conocen.

Cuanto más dispuesto estés a compartir con los demás, más amplia será tu Ventana abierta y más pequeña será tu Ventana oculta.

Por otro lado, cuanto más dispuesto estés a escuchar los comentarios de los demás, más amplia será tu Ventana abierta y más pequeña será tu Ventana ciega. Y en la medida en que estés dispuesto a compartir con los demás y mientras seas abierto a los comentarios de los demás, menor será tu Ventana Desconocida.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Dejar un Comentario