Pareja Relaciones

La importancia de la reciprocidad en las relaciones

Escrito por Dia García

Aunque la gente ha reconocido desde hace mucho tiempo la importancia de la reciprocidad, su valor en las relaciones íntimas es poco estudiado.

Entendiendo la reciprocidad

La reciprocidad será difícil o imposible de desarrollar y mantener si uno de los miembros de la relación cree que es y debe ser superior o tener el control.

Asimismo, una persona que es muy competitiva puede tener dificultades para comprender y aprender a crear reciprocidad en una relación íntima.

Las relaciones recíprocas requieren un espíritu de cooperación, así como una comprensión y capacidad para abrazar la interdependencia. Para cultivar una relación duradera y comprometida, ambos socios deben tener y poder continuar alimentando sentimientos de amor el uno por el otro.

La reciprocidad se desarrolla y se teje en relaciones suficientemente buenas, a veces sin que los participantes sepan que eso es lo que están haciendo. Con conciencia, puede convertirse en una característica sólida y saludable de la relación.

La reciprocidad requiere que las personas se involucren en su relación. Si una relación es lo suficientemente importante para ellos, los socios se involucrarán emocionalmente en ella lo suficiente como para trabajar en construirla y mantenerla.

El compromiso se mantiene mediante la mejora del equilibrio entre la recompensa y el costo en las relaciones. Las inversiones más útiles son aquellas que aprovechan lo que la pareja ha contribuido emocionalmente. La pasión es una condición vital en las relaciones saludables.

El amor correspondido está relacionado con sentirse realizado. El amor recíproco y la contribución emocional son inversiones conductuales que sostienen una relación comprometida.

Construyendo la reciprocidad

Para crear una relación recíproca, ambos socios deben poder aceptar la responsabilidad de esa creación. La interdependencia de una relación sana requiere que ambas personas acepten la responsabilidad personal.

Un socio no puede asumir toda la culpa mientras que el otro socio tiene toda la culpa. La aceptación de la responsabilidad por la creación de una relación recíproca requiere un alto grado de madurez emocional, que requiere conciencia, tiempo y trabajo personal para desarrollarse. Este puede ser el trabajo más gratificante que hará una persona en su vida. Es el trabajo de maduración.

Cuando dos personas deciden desarrollar una relación recíproca, interdependiente y saludable, es aconsejable que se tomen el tiempo para hablar sobre su sistema de valores personales y las características que creen que crean una relación saludable.

Por ejemplo, algunas personas valoran el afecto como una condición importante para una relación sana, mientras que otras no. En tal situación, la reciprocidad será difícil. El respeto es otro valor que debe discutirse. Pedirse unos a otros que definan “respeto” es un excelente lugar para comenzar la discusión.

El respeto debe ser recíproco, y cada persona debe poder articular cuando se siente irrespetado. Ejemplos de áreas que involucran respeto incluyen filosofía, profesión, principios, inteligencia, creatividad, paternidad y procesos de crecimiento personal. El respeto recíproco será difícil o imposible si un socio no respeta las creencias del otro socio en esos temas.

La gente necesita ser honesta consigo misma primero para luego poder ser honesta con su pareja. Si hay una falta de respeto, el amor no puede seguir creciendo y la relación será difícil, si no imposible.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Salir de la versión móvil