Relaciones

Qué es la vinculación traumática y por qué es tan tóxica

Escrito por Dia García

Por lo general, dejar una relación abusiva no es tan simple como salir por la puerta. Junto con las preocupaciones sobre encontrar un lugar para vivir, mantenerse o no poder ver a tus hijos o seres queridos, es posible que te sientas atado a tu pareja, incapaz de separarte.

Este vínculo emocional, conocido como vínculo de trauma, se desarrolla a partir de un ciclo repetido de abuso, devaluación y refuerzo positivo. El trauma del abuso puede crear sentimientos poderosos que te cuestan entender, especialmente cuando el abuso se alterna con amabilidad e intimidad.

Es natural desarrollar un vínculo con alguien que te trata con amabilidad. Muchas relaciones abusivas comienzan con una lluvia de afecto y garantías de amor. Cuando comienza el abuso, es posible que te tome por sorpresa. Después, tu pareja podría disculparse, jurar cambiar o insistir que solo estaba molesto. Estos intentos de manipular a menudo tienen éxito, ya que recuerdas los primeros días de la relación y crees que pueden volver a ser esa persona.

Signos de un vínculo traumático

Los vínculos de trauma pueden verse un poco diferentes según el tipo de relación, pero tienden a tener dos características principales.

Una naturaleza cíclica

Primero, dependen del refuerzo intermitente. En otras palabras, un ciclo de abuso. Por lo general, es más fácil salir de una situación que es completamente mala, una en la que la persona abusiva nunca ofrece amabilidad o preocupación por tu bienestar.

Pero en las relaciones abusivas, tu pareja ocasionalmente te tratará bien. Puede que te traiga regalos, te llamen su alma gemela, te inviten a salir o te instan a que te relajes. Estos gestos pueden ser confusos y desarmadores, especialmente si se los considera signos de un cambio permanente.

Con el tiempo, el amor comienza a eclipsar el miedo a sufrir más abusos. A medida que recuperas lentamente la sensación de confianza, puedes ignorar o suprimir los recuerdos de su comportamiento pasado hasta que el ciclo comience de nuevo.

Un desequilibrio de poder

Estos vínculos también se basan en un desequilibrio de poder subyacente. En esta dinámica, es posible que sientas que te controlan hasta el punto en que ya no sabes cómo resistir o liberarte. Incluso si logras dejar la relación, es posible que tengas dificultades para romper ese vínculo sin ayuda profesional.

Puedes sentirte incompleto o perdido sin ellos y eventualmente regresar, simplemente porque el ciclo abusivo es familiar y aún no sabes cómo vivir sin él.

Otras señales a tener en cuenta

Mira algunas otras características de los vínculos traumáticos:

  • Te sientes infeliz y es posible que ya no te guste tu pareja, pero aun así te sientes incapaz de poner fin a las cosas.
  • Cuando intentas irte, te sientes física y emocionalmente angustiado.
  • Cuando dices que quieres irte, prometen cambiar, pero no hacen ningún esfuerzo por hacerlo.
  • Te obsesionas con los “buenos” días, utilizándolos como prueba de que realmente les importa.
  • Pones excusas y defiendes tu comportamiento cuando otros expresan preocupación.
  • Continúas confiando en ellos y esperas cambiarlos.
  • Los proteges manteniendo en secreto el comportamiento abusivo.

Los lazos de trauma pueden persistir, incluso cuando el abuso ocurrió hace mucho tiempo. Es posible que tengas dificultades para dejar de pensar en alguien que te lastimó y sentir la necesidad de acercarte o intentarlo nuevamente.

Aquí hay una prueba que podría ayudar, aunque no es en absoluto concluyente:

Pregúntate si alentarías a un ser querido a dejar una relación similar. Contesta honestamente. Si respondes que sí pero aún te siente impotente para dejar tu relación, ese es un buen indicador de la vinculación del trauma.

Por qué pasa

Las personas que no han experimentado abuso a menudo tienen dificultades para comprender por qué las personas permanecen en relaciones abusivas. Tal vez crean que eres perfectamente capaz de marcharte.

Sin embargo, en realidad, el vínculo del trauma hace que esto sea extremadamente difícil. La gente no elige el abuso. Tampoco pueden ayudar al desarrollo de vínculos traumáticos, que son impulsados ​​por algunos procesos biológicos bastante fuertes.

Quizás estés familiarizado con la respuesta de lucha o huida, la respuesta automática de tu cuerpo a cualquier amenaza percibida. Tal vez incluso seas consciente de que las personas responden a las amenazas de cuatro formas diferentes: luchar, huir, congelar, adular.

Cuando te enfrentas al abuso o temes la posibilidad de un abuso futuro, tu cerebro reconoce la angustia inminente y envía una advertencia al resto de tu cuerpo. La adrenalina y el cortisol (las hormonas del estrés) te inundan, lo que pone en marcha tu instinto de supervivencia y desencadena la tensión emocional y física.

Cuando los pensamientos sobre el abuso se vuelven demasiado dolorosos o difíciles de soportar, eliges concentrarte en las partes positivas de tu relación e ignorar o bloquear el resto. Podrías ponerles excusas y justificar su comportamiento para racionalizar tu necesidad de quedarte.

Cada repetición del ciclo puede reforzar esta sensación de impotencia, la aparente certeza de que nunca podrás escapar. Llegas a creer la falsa realidad que han construido para controlarte: “Los necesitas, ellos te necesitan. No eres nada sin ellos. A nadie más le importa.

Estas mentiras pueden romper bloques cada vez más grandes de tu identidad y autoestima, lo que te vincula más estrechamente a la relación.

El poder de las hormonas

Las hormonas pueden ser poderosos reforzadores. Solo tienes que observar el papel de la dopamina en la adicción para encontrar apoyo para esto. La dopamina tiene una función similar en la vinculación del trauma. Después de un incidente de abuso, el período de calma que a menudo sigue puede aliviar el estrés y el miedo.

Las disculpas, los obsequios o el afecto físico ofrecidos por la persona abusiva sirven como recompensas que ayudan a reforzar la oleada de alivio y desencadenan la liberación de dopamina.

Dado que la dopamina crea sentimientos de placer, puede fortalecer tu conexión con el abusador. Quieres el impulso de dopamina, así que continúas tratando de hacerlos felices para ganarte su afecto.

El afecto físico o la intimidad también provocan la liberación de oxitocina, otra hormona del bienestar que puede fortalecer aún más los lazos. La oxitocina no solo promueve la conexión y los sentimientos positivos, también puede aliviar el miedo.

El afecto físico de una pareja abusiva, entonces, podría atenuar la angustia y el dolor emocional, facilitando la concentración en el tratamiento positivo.

Obtén ayuda profesional

Si bien puedes tomar medidas para comenzar a debilitar el vínculo del trauma por tu cuenta, estos vínculos tienden a mantenerse firmes. Es posible que no te resulte fácil liberarte sin apoyo profesional, y eso es absolutamente normal.

Un terapeuta puede enseñarte más sobre los patrones de abuso que impulsan la vinculación del trauma, y esta información a menudo puede proporcionar mucha claridad.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Salir de la versión móvil