Terapia

El complejo de Peter Pan explicado

Escrito por Dia García

¿Recuerdas la historia de Peter Pan? El niño que nunca creció por permanecer en la tierra de Nunca Jamás. El personaje es ficticio, pero ha servido para designar a un complejo real. Te explicamos de qué se trata y cómo puedes superarlo en caso de tenerlo.

Qué es el complejo de Peter Pan

El síndrome de Peter Pan se refiere al comportamiento de un adulto que se niega a madurar y asumir responsabilidades normales para alguien de su edad. No hay ningún manual de diagnóstico acerca de este complejo, porque puede variar de persona a persona.

El paciente típico, sin embargo, es alguien (generalmente un hombre) que no quiere entrar en la vida adulta. No quiere trabajar ni tener responsabilidades y además quiere que los que le rodean apoyen su modo de vida.

Causas del síndrome de Peter Pan

Algunas teorías sugieren que algunas causas comunes del complejo de Peter Pan son:

  • Una crianza malcriada en la que difícilmente recibieron un “no”.
  • En el otro extremo, una infancia abusiva, que no se vivió ni se disfrutó.
  • Anhelo y nostalgia obsesivas por la época de la infancia (sobre todo cuando la vida adulta parece dura y desalentadora).
  • Desesperanza económica. Al ver la persona que no puede progresar en la vida, entonces decide retroceder.
  • Falta de habilidades para enfrentar la vida adulta.

Cómo saber si tienes complejo de Peter Pan

Algunos de los síntomas comunes del complejo de Peter Pan son:

Falta de interés profesional. No sabes qué te motiva y no sientes ningún interés en buscar un trabajo.

No poder manejar situaciones. Haces rabietas, gritas o llorar porque no sabes cómo solucionar un conflicto o cómo confrontar a una persona de otra manera.

Problemas con el compromiso. Estás interesado en las relaciones, pero no por mucho tiempo. Cuando la relación requiere compromiso te sientes presionado.

Abuso de drogas y alcohol. Las fiestas se prolongan hasta la vida adulta y representan un escape de la realidad y las responsabilidades.

Falta de confiabilidad. No eres confiable, haces promesas que no cumplen y a menudo decepcionas a las personas por no estar cuando más te necesitan.

Todo es culpa de los demás. Nunca asumes la culpa ni la responsabilidad de nada, sino que encuentras un chivo expiatorio.

No tienes intención de mejorar. No te corriges ni tienes interés de crecer como persona, prefieres ser irresponsable y seguir con la vida que llevas.

Cómo ayudar a alguien con síndrome de Peter Pan

Como ya esbozamos, es muy probable que la persona por sí misma no quiera cambiar, así que necesita algunos estímulos externos. Algunas de estas ayudas son:

  • Deja de apoyar a esta persona a menos que ella también te apoye. Comienza a construir una relación recíproca.
  • Introduce gradualmente los conceptos de una vida adulta, por ejemplo pídele a la persona que solicite un trabajo muy fácil y luego impúlsale para que ascienda.
  • Elimina las distracciones de su vida. Es muy probable que sea un adicto a redes sociales o video juegos; eso debe parar si se quiere tratar este complejo.

Finalmente, recuerda que también puedes acudir (solo si la persona quiere) a terapia de familia, pareja o grupo.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Salir de la versión móvil