Trabajo

Actitudes laborales y su relación con el desempeño laboral

Escrito por Dia García

Existen múltiples tipos de actitudes que adoptamos a lo largo de nuestras vidas. Todas y cada una de estas actitudes definen parte de nuestra personalidad. Pero, ¿sabías que en el mundo laboral existen actitudes que afectan tu desempeño? Veamos de qué se trata.

Que son las actitudes laborales

Las actitudes son declaraciones evaluativas, ya sean favorables o desfavorables, sobre objetos, personas o eventos. Las actitudes tienen componentes cognitivos, afectivos y conductuales. Los componentes cognitivos de la actitud se relacionan con lo que una persona sabe, mientras que los componentes afectivos se relacionan con cómo se sienten las personas.

Los gerentes tienden a estar más preocupados por los componentes del comportamiento: cómo se comportan o pretenden comportarse las personas. En el mundo laboral existen actitudes diferentes que determinan cómo te sientes en tu lugar de trabajo.

Tómate un segundo para imaginar a un granjero, un médico, un vendedor de seguros y un taxista. Si bien estos tipos de trabajo son extremadamente diferentes, cada persona que ocupa uno de estos puestos (o ambos, como un médico que conduce un taxi) tiene una actitud sobre el trabajo en su conjunto.

Puede haber aspectos que les gustan, aspectos que odian y algunos sobre los que no tienen una opinión de una forma u otra. Sin embargo, no importa cuál sea el trabajo, todos tenemos actitudes sobre nuestro trabajo.

Principalmente, esas actitudes se centran en la función del trabajo (tener que arar un campo a las 4 de la mañana o tener que ir de puerta en puerta para vender seguros), pero también pueden centrarse en las personas con las que trabajamos y la cultura de la empresa.

Las actitudes, en lo que respecta a nuestro trabajo, abarcan todo el entorno laboral, la cultura y las funciones laborales. No solo afectarán la forma en que vemos nuestro trabajo, sino también lo bien o mal que lo hagamos.

Tipos de actitudes laborales

Podemos discutir tres tipos básicos de actitudes generales en relación con el trabajo y el entorno laboral. Esos tres son:

Los amantes del trabajo

Seamos realistas, tenemos personas que adoran sus trabajos, y esa es la definición básica de un amante del trabajo. En muchos sentidos, esta actitud es tanto un resultado de la persona como de la empresa.

Algunas personas simplemente encajan en una empresa o no dejan que las cosas les molesten o les afecten. Esto ayuda mucho a desarrollar una actitud de “amor” con su trabajo.

Podría decirse que esta es la actitud correcta que sucederá solo en la medida en la que te sientas conforme con lo que haces. El entorno de trabajo que tienes puede ser muy bueno pero si no te gusta lo que estás haciendo, no habrá forma en la que te puedas convertir en una persona que ame lo que hace.

Sin embargo, tener una buena o mala actitud depende en cierta forma del nivel de tolerancia como lo describimos arriba por lo que depende mucho de ti el tipo de actitud que puedas tener.

Al final, amar tu trabajo es la clave pues es lo que te permitirá escalar con el paso del tiempo, o en su defecto, es lo que te permitirá ir una y otra vez a tu oficina sin tantas quejas.

Existen personas que no ven su trabajo como trabajo sino que lo considera como una extensión de sus vidas y lo aceptan con gozo. No conciben sus vidas fuera de sus entornos laborales aunque tampoco se obsesionan con él (aunque existen casos). Si existe alguna posibilidad de aumentar tu buena actitud en tu lugar de trabajo, esto te traerá mucha más dicha y felicidad en el tiempo que estés allí.

Los que odian el trabajo

En el otro lado de la moneda, tenemos los que odian el trabajo. Pase lo que pase, a estas personas simplemente no les gusta su trabajo y probablemente nunca lo hará. Curiosamente, hay más razones para que a la gente no le gusten sus trabajos que a que les gusten.

Por ejemplo, podemos considerar a la empresa en general, a tu jefe o a tus compañeros de trabajo como áreas de descontento. Para los que odian el trabajo, pueden tener problemas para hacer un trabajo que sienten que está por debajo de ellos o no ser lo suficientemente reconocidos, en su opinión, por el trabajo que hacen.

Por lo tanto, el alcance de por qué la gente odia su trabajo suele ser mucho más profundo y amplio que el de aquellos a quienes les gusta su trabajo.

Esto es un problema tan recurrente que podríamos decir que más del 60 o hasta el 70% de las personas que trabajan en todo el mundo, sienten algún tipo de descontento con su trabajo. Y es que muchas de estas personas por lo general no eligen su trabajo sino que toman la primera oportunidad que se les presentan pues su vista está exclusivamente en el ingreso económico que tendrán con él.

Ciertamente este camino puede ser el más difícil para cualquiera, pues cuando no gusta lo que se está haciendo, las probabilidades de infelicidad aumentan con cada año que pasan en el mismo lugar de trabajo.

Hacedores de trabajo

Estas son las personas que están en el medio. Aparecen, hacen su trabajo y son algo neutrales acerca de sus sentimientos hacia él. No hay nada bueno o malo en estas personas; simplemente creen que un trabajo es parte de la vida y simplemente hacen su trabajo.

Esta podría ser también una buena actitud con la cual lidiar. Básicamente se trata de personas que se sienten conformes con lo que hacen aunque en el fondo sientan que no están en el mejor puesto de sus vidas. El único problema con este tipo de personas es que en ocasiones dejan de tener algún tipo de aspiración personal. Es decir, no buscan el crecimiento o la trascendencia de cargo.

Estas personas solo se enfocan en hacer los que les toca sin ningún esfuerzo adicional. Si caen en gracia con sus jefes por causa de un buen desempeño, y son promovidos a cargos superiores lo aceptan con la misma emoción como si siguieran igual como estaban. Podríamos decir que se trata el lado humilde de una persona asalariada.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Salir de la versión móvil