Trabajo

Qué es la psicología industrial y para qué sirve

Escrito por Dia García

La psicología industrial se caracteriza por el estudio científico del comportamiento humano en las organizaciones y el lugar de trabajo.

Así como los psicólogos deportivos ayudan a los atletas a obtener una ventaja competitiva, los psicólogos industriales ayudan a las empresas e industrias a beneficiarse.

Qué es la psicología industrial

Es la psicología aplicada a las organizaciones para estudiar, analizar y comprender el comportamiento humano en el lugar de trabajo, principalmente cómo funciona el negocio y cómo funcionan los empleados.

También estudia cómo funciona el negocio y cómo funcionan los empleados; para ello se vale de una variedad de métodos científicos, incluida la investigación cuantitativa y cualitativa. La mayoría de las veces se aplica cuando la empresa atraviesa una fase de transición.

Un psicólogo industrial aplica la teoría psicológica a una organización, más que a un individuo. Observa cómo los empleados y los gerentes se relacionan en su entorno de trabajo. Muchas veces se contrata a psicólogos industriales para ayudar a las empresas o industrias a mejorar la productividad creando un entorno laboral más eficiente.

Los principales objetivos de la psicología industrial son:

  • El líder: se enfoca en la creencia de que los líderes efectivos tienen ciertas cualidades que otros carecen.
  • El seguidor: se basa en la creencia de que líderes necesitan saber cómo motivar y entusiasmar a los empleados.
  • La contingencia: se enfoca en la creencia de que los líderes efectivos son más capaces de evaluar una situación y adaptar su comportamiento en consecuencia.

Cómo puede ayudar a negocios

Paul Muchinsky desarrolló un prolífico trabajo de psicología aplicada al trabajo en el que definió las formas en que los psicólogos industriales pueden beneficiar a los negocios y empresas.

Capacitación y desarrollo

Los psicólogos en primero lugar pueden identificar los roles en la empresa. Aunque este trabajo corresponde comúnmente a la administración, siempre se puede contar con la ayuda de un psicólogo calificado para definir la estructura organizacional.

El psicólogo además puede identificar las habilidades requeridas para desempeñar esos roles más allá de la formación académica. Por ejemplo, puede que para un determinado rol sea mejor una persona extrovertida, que sea gentil y al mismo tiempo elocuente con sus palabras.

Además de esto, los psicólogos industriales pueden ayudar a las empresas a desarrollar programas de capacitación eficientes, que hagan crecer a los empleados de forma saludable.

Selección de empleados

Los psicólogos son muy efectivos en el departamento de recursos humanos. Estos se pueden encargar de llevar a cabo las entrevistas, diseñándolas inteligentemente para que los que apliquen realmente respondan a las necesidades de los puestos que se deben llenar.

Y pasada la etapa de las entrevistas, los psicólogos industriales pueden analizar los perfiles para recomendar al más indicado. Por tanto, estos psicólogos son claves en el diseño de las pruebas o la formulación de las preguntas, las entrevistas y el proceso final de selección.

Ergonomía

La psicología industrial también estudia el impacto que tiene el entorno en los empleados. Por eso analiza los espacios y cómo estos afectan de forma física y psicológica a los empleados. Este aspecto puede ser subestimado, pero la verdad es que los dueños de grandes industrias que prestan atención a estos detalles ven cómo la productividad mejora significativamente.

Una oficina demasiado pequeña, donde entra demasiado ruido del exterior o donde hay desorden y cosas acumuladas, no estimula la productividad. Los psicólogos conocen los requisitos que debe tener un espacio para considerarse saludable para la salud y para la mente y en base a eso pueden hacer las respectivas recomendaciones para reducir el estrés laboral.

Gestión del desempeño

La psicología laboral estudia métodos para medir los niveles de desempeño de los empleados. El psicólogo industrial nunca está desocupado, al contrario, mantiene la organización en constante experimentación hasta lograr los niveles más óptimos de productividad.

Puede que pienses que tu empresa está llevando las cosas bien, pero un psicólogo puede encontrar la falla en tu razonamiento. Al analizar a los empleados y sus cargas de trabajo, este profesional está más que capacitado para decirte qué áreas se deben mejor y dónde deberías bajar la presión para evitar estrés de los empleados.

Por lo tanto, la psicología industrial debe formar parte de tu estrategia de crecimiento sano y seguro.

Vida laboral

Mejorar la productividad significa para la psicología industrial, mejorar la calidad de vida de los empleados. Si los empleados son felices, trabajarán gustosamente, concentrados y darán su mejor esfuerzo.

Pero si los empleados se sientes frustrados con sus labores, creen que están siendo mal pagados o que están recibiendo un trato injusto, ten por seguro que la organización, a mediano plazo fallará. Porque las personas pueden soportar la presión por poco tiempo, luego de eso estallan y generan caos a su alrededor.

Un psicólogo te puede enseñar cómo tratar a tus empleados y cuáles son las necesidades reales a cubrir para que estos se sientan más dichosos y se comprometan con tu empresa. Finalmente, los psicólogos se encargan de evitar a toda costa eso que ahora llaman “ambiente tóxico” en el lugar de trabajo.

Desarrollo organizacional

La psicología industrial finalmente se centra en la estructura de la organización en su conjunto. Los psicólogos se encargan de asesorar a las empresas sobre cómo mejorar la productividad mediante la reestructuración y el rediseño, tomando en cuenta la satisfacción de los empleados y las ganancias para la empresa.

Por todas las razones antes expuestas, contar con un psicólogo industrial es importante para garantizar el crecimiento de la organización y su estabilidad a largo plazo.

Muchas organizaciones ponen en marcha planes de incremento de la productividad sin tener en consideración la presión que ejercen sobre sus empleados y esta es en definitiva la receta para el desastre. Pero el psicólogo industrial tiene mucho trabajo qué hacer en una organización, es un as bajo la manga en todas las etapas de trabajo.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Dejar un Comentario