Trabajo

Cómo manejar la ira en el trabajo

Escrito por Franco Rodriguez

La ira es una parte natural del temperamento, un sentimiento que no podemos evitar. A veces sucede que despertamos mal humorados abriéndole la puerta a la ira en cuestión de segundos.

Y reprimir la ira no siempre es bueno, pero dejarla salir por completo tampoco lo es.

Como en cada aspecto de la vida, todo requiere equilibrio. En el siguiente post te enseñaremos cómo manejar la ira en el trabajo si eres de esas personas propensas a estallar a causa de la estupidez de quienes comparten tu misma oficina.

Cómo manejar la ira en el trabajo

Sí, sabemos cómo te sientes. Todos nos sentimos enojados de vez en cuando, pues es una emoción muy natural. A menudo sentimos ira en respuesta a situaciones difíciles, como las que nos hacen sentirnos subvalorados o cuando no tenemos el control de lo que sucede a nuestro alrededor. Las diferencias de opinión también son una causa importante del enojo. El tono de voz y las tensiones generalmente aumentan cuando las personas discuten por mantener su opinión.

Sin embargo, debemos saber cómo controlar adecuadamente la ira en nosotros mismos y en otros, sobre todo si queremos trabajar con colegas de manera efectiva. Cuando las personas expresan sus sentimientos de frustración o enojo de manera poco saludable y destructiva, todos en el lugar de trabajo sufren las consecuencias.

La mayoría se comportará como si estuvieran pisando cáscaras de huevo, ya que sienten demasiado miedo de decir algo que pueda causar un mayor conflicto. Esto reduce la moral, la comunicación y la productividad, y hace que las personas se sientan inseguras en el trabajo.

Entonces, ningún lugar de trabajo debe ser controlado por empleados agresivos. Por tanto si tú eres un representante de recursos humanos o empleador, es tu responsabilidad proteger a tu personal de comportamientos amenazadores y mantener el lugar de trabajo funcionando de manera constructiva y profesional.

Pero, si solo eres un empleado más, es importante que sepas canalizar toda tu ira para que no te termine afectando más de la cuenta y lo que es peor, que no termines explotando con los demás.

Es importante que también sepas cómo ayudar a esas personas volátiles o apartarte de ellas en el momento indicado antes que te puedan afectar de alguna manera. A continuación te indicamos cómo manejar la ira en el trabajo con una serie de tips.

Controlar la ira en ti mismo

Afortunadamente hay algunas cosas que puedes hacer que te ayudarán a liberar tu frustración y volver a concentrarse en ser el profesional calmado y sereno que eres y no en el niño que hace rabietas y que puede explotar en cualquier momento. Por tanto en ti mismo puedes aplicar lo siguiente:

Respira

Aunque no lo creas, el ejercicio de contar hasta 10 y concentrarte en tu respiración es un método probado que te que ayuda a disminuir el ritmo cardíaco, lo que te lleva a reflexionar sobre la situación y elegir con calma tu respuesta.

Escribe pero no envíes

Toma un bolígrafo y un poco de papel y entinta tus pensamientos, pero solo guárdalos para ti. De ninguna manera se lo envíes a otra persona cuando hayas sido provocado o cuando un mal humor haya tomado el control de tu de ti.

Recuerda que los correos electrónicos se pueden guardar, reenviar y colocar en un archivo para futuras referencias. Por tanto, si se lo envías a alguien podrías estar colocándote una soga en el cuello. Por tanto, una vez que hayas exorcizado tus demonios, destruye o elimina permanentemente cualquier evidencia.

Desahógate con alguien de confianza

Discute el problema con alguien en quien confíes plenamente y que sabes que te entenderá por completo. Todos tenemos al menos a una persona en el trabajo que comprende la dinámica de la oficina.

Si puedes, tómate un breve descanso fuera de la oficina junto a esa persona para que la conversación no pueda ser escuchada por nadie y así puedas desahogarte por completo. El simple hecho de contarle a alguien lo que sucedió puede ponerte las cosas en otra perspectiva.

Tu confidente te ofrecerá  no solo simpatía sino incluso te podría sugerir soluciones que no se te hayan ocurrido.

Tómate un descanso

Una de las mejores soluciones para manejar la ira en el trabajo puede ser retirarte al menos temporalmente de la situación. Toma tu almuerzo, ve a tomar un café, o simplemente camina un poco fuera de tu lugar de trabajo.

Haz esto dejando atrás tu teléfono y correo electrónico. Salir de los límites de esas cuatro paredes puede proporcionarte la distancia física y mental que necesitas para  desahogarte y relajarte.

Recompénsate

Controlar tu enojo es un verdadero logro personal, y debes sentirse orgulloso cada vez que hayas logrado evitar un arrebato de ira. Date un poco de amor propio para reconocer el hecho de que gradualmente estás aprendiendo a controlar tus sentimientos negativos.

Controlar la ira en otros

Cuando se trata de controlar la ira de los demás esto es más complicado. No siempre podremos lograrlo pero no debemos dejar de intentarlo. A continuación te diremos que hacer si la ira no proviene de ti sino del que está a tu lado.

Sé su confidente

Es probable que tu compañero de trabajo venga a ti queriendo desahogar su ira contándote todo lo sucedido. Si es así, no lo dejes hablando solo, si acude a ti es porque te ve como esa persona capaz de entenderle, esa persona que siente que tiene la respuesta que está necesitando o que al menos va a escucharle. Eso sí, no permitas que te contamine su mal humor.

Si no estás de genio, retírate

Si no es un día muy agradable para ti no intentes calmar los ánimos de nadie o ser el confidente de ningún iracundo. Si lo haces terminaras contaminado con su mala vibra. Recuerda que no podemos cargar con la maleta de los demás sino podemos cargar la nuestra. Si ves que las cosas se están poniendo tensas y no quieres que te toque solo apártate.

Invítalo a seguir los consejos que ya conoces

Finalmente, lo mejor que puedes hacer si quieres aconsejar a quien está a punto de estallar es darle todas las pautas que has aprendido en este post. Si estás encargado del departamento de recursos humanos puedes dictar talleres donde se enseñe todo esto en un nivel mucho más avanzado.

Acerca de

Franco Rodriguez

Casi Graduado de Psicología. Seguidor de los últimos tratamientos e investigación para trastornos y desordenes.

Dejar un Comentario