Trabajo

Técnicas para la resolución de conflictos en el trabajo

Escrito por Dia García

Los conflictos laborales son muy comunes, todos en algún momento han formado parte de alguno. Debido a esto, la resolución de conflictos es un componente necesario del lugar de trabajo, y aquellos en una posición de liderazgo deben ser expertos en técnicas de resolución de conflictos.

Si los conflictos en el lugar de trabajo no se abordan, se generan espacios tóxicos (como comúnmente se les conoce). Esto no solo afecta el ánimo de los trabajadores, sino también su productividad.

Mientras que un ambiente de trabajo saludable potencia la productividad, los flujos de trabajo y la colaboración. Aquí compartimos algunas de las técnicas para la resolución de conflictos en el trabajo que todo líder debe conocer.

Técnicas de resolución de conflictos

Escucha y luego habla

Los empleados discuten a menudo porque tienen problemas que rayan en lo personal y desembocan en lo laboral. La principal forma de solucionar un conflicto es dedicando tiempo a escuchar lo que tienen para decir tus empleados; ellos te revelarán por qué están molestos o por qué se generó el conflicto y esto será crucial para su resolución.

Escucha a todas las partes involucradas para comprender completamente la naturaleza del conflicto y luego empezar a resolver los problemas.

Reúne al grupo

Como líder, debes organizar reuniones donde estén todas las partes involucradas; hablar con cada uno por separado puede ser un error. Dale la oportunidad a todos de hablar y escucha con atención, sin juicios preconcebidos, solo con la intención de obtener la información más centrada posible.

Como líder no puedes ser parcial, debes encontrar soluciones justas, que satisfagan a todos.

Algunos líderes no se reúnen con su equipo para solucionar los problemas, sino que imponen una solución desde un juicio preconcebido y luego la imponen.

Como consecuencia, cuando ambas partes no se confrontan y se expresan en una reunión formal, los chismes de pasillo continúan y los empleados terminan haciendo lo que quiere el líder a la fuerza, lo que hace que el ambiente laboral sea más tóxico.

Así que en conclusión, sacar tiempo y espacio para reunir a los involucrados a resolver el problema es crucial para un ambiente laboral saludable.

Sé imparcial

Como ya decíamos, no puedes tratar los problemas de tus empleados asumiendo un bando de antemano. Un verdadero liderazgo es imparcial, no favorece a una persona por encima de otra.

Si uno de los involucrados te cae mejor o ha hecho más por agradarte, deja todo eso de lado al momento de solucionar el conflicto, mira el problema desde todos los ángulos posibles.

No pospongas la resolución del conflicto

A veces las empresas y negocios están colapsadas de trabajo y por eso quienes están a cargo consideran que no hay tiempo para las actitudes “inmaduras” de sus empleados.

Es un terrible error reemplazar la resolución de conflictos por más trabajo. Con esto se crea más tensión, los empleados terminan por enfermarse y la productividad se ve afecta.

Un empleado que se siente mal a nivel emocional, trabaja mal. Aborda la situación en un tiempo oportuno, ni demasiado pronto, ni demasiado tarde. Recuerda: el ambiente laboral es muy importante para el desempeño laboral.

Promueve el trabajo en equipo

Una de las técnicas más efectivas de resolución de conflictos es siempre recordar a los empleados los trabajos en equipo que han salido de maravilla.

Asimismo, algunas de las empresas más exitosas del mundo siguen una filosofía de trabajo en equipo ¿por qué? Porque es realmente rentable, el trabajo en equipo genera motivación y no hay empleados más productivos que aquellos que están motivados y comprometidos.

Por eso para grandes empresas como Google no es un gasto tener instalaciones tan costosas pero amigables, espacios de colaboración (co-working), sofás para tomar café con amigos mientras piensan nuevas ideas, etc.

En la misma medida que Google se preocupa por la comodidad y bienestar de sus empleados, se preocupa porque estos sean productivos, pues la comodidad y la productividad de los empleados son equiparables.

Elogio de difusión

La motivación es muy poderosa cuando hablamos de la resolución de conflicto. En ese sentido, muchos líderes utilizan como ejemplo el comportamiento modelo de un empleado.

Pero hay que ser muy cuidadoso cuando se selecciona un modelo, pues si hay aspectos negativos que desconoces o que en su lugar dan mal ejemplo al resto de empleados, los resultados pueden ser inversos.

Elogia los buenos hábitos y comportamientos de tus empleados sin miedo, no con la intensión de promover la división o las envidias, sino para mostrar, con el ejemplo, cuál es el modelo de conducta que aspiras que se replique en las instalaciones de tu empresa.

Propicia la reconciliación

Debes comportarte como un conciliador, y para eso, debes priorizar las preocupaciones de otras personas antes que las tuyas (o las de la empresa, en todo caso).

Si haces que el conflicto sea importante (aunque para ti sea una nimiedad), podrás resolverlo más rápido, pues se implementarán los recursos necesarios para su resolución. Pero si lo consideras poco relevante, harás que crezca por los suelos de tu empresa hasta convertirse en un monstruo que no sabes por dónde atacar.

Si creas un espacio en el que el conflicto sea real y donde la solución también lo sea, los empleados podrán reconciliarse más pronto y devolver el equilibrio natural de las cosas. No necesitas que tus empleados sean los mejores amigos, pero sí excelentes compañeros.

Finalmente, la resolución de conflictos es un modo de negociación. Es por eso que no se concibe que in verdadero líder no sepa cómo resolver los conflictos de su equipo de trabajo; pues los líderes deben ser negociadores y conciliadores por naturaleza. Si no conocías alguna de estas técnicas, es momento de empezar a implementarlas y medir su efectividad en tus resultados.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Dejar un Comentario