Familia Relaciones Trastornos

Qué causa la codependencia en las relaciones

Escrito por Dia García

La codependencia es un comportamiento aprendido que puede transmitirse de una generación a otra. Se trata de una condición emocional y de un comportamiento que afecta la capacidad de un individuo para tener una relación sana y mutuamente satisfactoria.

También se conoce como “adicción a las relaciones” porque las personas con codependencia a menudo forman o mantienen relaciones que son unilaterales, emocionalmente destructivas y/o abusivas. El comportamiento codependiente se aprende observando e imitando a otros miembros de la familia que muestran este tipo de comportamiento. En el siguiente post te diremos qué causa la codependencia en las relaciones.

El término “codependencia” se usa a menudo de manera casual para describir las relaciones en las que una persona es necesitada o depende de otra persona. Sin embargo, hay mucho más en este término, las relaciones codependientes son mucho más extremas que lo que hemos dicho hace un momento.

Una persona que sea codependiente planificará toda su vida complaciendo a la otra persona en todo momento por encima de sus necesidades.

En términos más simples, una relación codependiente es cuando una pareja necesita la otra pareja, que a su vez, necesita ser necesaria. Esta relación circular es la base de lo que los expertos se refieren cuando describen el “ciclo” de la codependencia.

La autoestima del codependiente provendrá solo de sacrificarse por su pareja, la cual de seguro estará muy contenta de recibir cada uno de sus sacrificios.

Crianza y Familia

La codependencia es un comportamiento aprendido que generalmente se deriva de patrones de comportamiento pasados ​​y dificultades emocionales. De hecho, en el pasado se pensaba que era el resultado de vivir con un padre alcohólico.

Pero ahora, los expertos afirman que la codependencia puede resultar de una variedad de situaciones.

Primeramente están las relaciones con los padres. Las personas que son codependientes como adultos a menudo tenían problemas con su relación parental cuando eran niños o adolescentes.

Es posible que les hayan enseñado que sus propias necesidades eran menos importantes que las necesidades de sus padres, o que no eran importantes en absoluto. En este tipo de familias, se le puede enseñar al niño a enfocarse en las necesidades de los padres y nunca a pensar en sí mismos.

Los padres necesitados pueden enseñar a sus hijos que los niños son egoístas o codiciosos si quieren algo para ellos mismos. Como resultado, el niño aprende a ignorar sus propias necesidades y solo piensa en lo que puede hacer por los demás en todo momento.

En estas situaciones, uno puede encontrar en algunos de los de los padres que o tienen un problema de adicción con el alcohol o las drogas o poseen una falta de madurez y desarrollo emocional, lo que resulta en sus propias necesidades egocéntricas.

Estas situaciones causan brechas en el desarrollo emocional del niño, lo que los lleva a buscar relaciones de codependencia más adelante.

Por otra parte, la codependencia también puede resultar del cuidado de una persona que tiene una enfermedad crónica. Estar en el rol de cuidador, especialmente a una edad temprana, puede resultar en que la persona joven descuide sus propias necesidades y desarrolle el hábito de solo ayudar a los demás.

Y hay que tener presente que la autoestima de una persona puede formarse cuando otra persona la necesita y no recibe nada a cambio.

Muchas personas que viven con un familiar enfermo no desarrollan codependencia. Pero, puede suceder en este tipo de entornos familiares, especialmente si el padre o el cuidador principal de la familia muestran los comportamientos disfuncionales mencionados anteriormente.

Finalmente, el abuso físico, emocional y sexual puede causar problemas psicológicos que duran años o incluso toda una vida. Uno de los muchos problemas que pueden surgir de abusos pasados ​​es la codependencia.

Un niño o adolescente que es maltratado aprenderá a reprimir sus sentimientos como un mecanismo de defensa contra el dolor del abuso. Como adulto, este comportamiento aprendido resulta en preocuparse solo por los sentimientos de otra persona y no reconocer sus propias necesidades.

A veces, una persona que es abusada buscará relaciones abusivas más tarde porque solo están familiarizadas con este tipo de relación. Esto a menudo se manifiesta en las relaciones codependientes.

Qué causa la codependencia en las relaciones

Existe una gran cantidad de características que termina sufriendo una persona codependiente, de hecho estas características son las que nos permiten reconocer con facilidad quien vive de manera codependiente.

Estas características que causan las codependencias en las relaciones son:

  • Un exagerado sentido de responsabilidad por las acciones de los demás.
  • Una tendencia a confundir el amor y la compasión, con la tendencia a “amar” a las personas que pueden compadecer y rescatar.
  • Una tendencia a hacer más de lo que les corresponde, todo el tiempo.
  • Tendencia a lastimarse cuando las personas no reconocen sus esfuerzos.
  • Dependencia poco saludable de las relaciones. Es decir, el codependiente hará cualquier cosa para aferrarse a una relación y para evitar el sentimiento de abandono.
  • Necesidad extrema de aprobación y reconocimiento
  • Un sentimiento de culpa al afirmarse.
  • Necesidad imperiosa de controlar a los demás.
  • Tendrá una gran falta de confianza en sí mismo y en los demás.
  • Sufrirá de miedo a ser abandonado o quedarse solo
  • Tendrá dificultad para identificar sentimientos.
  • Sufrirá de rigidez y de dificultad para adaptarse a los cambio.
  • Tendrá problemas con la intimidad.
  • No conocerá de límites.
  • Sufrirá de ira crónica
  • Tenderá a decir mentiras.
  • Su capacidad para tener comunicaciones  será deficiente.
  • Tendrá dificultad para tomar decisiones.

Los codependientes tienen baja autoestima y buscan cualquier cosa fuera de ellos para que se sientan mejor. Les resulta difícil “ser ellos mismos”.

Algunos intentan sentirse mejor con el alcohol, las drogas o la nicotina, y se vuelven adictos. Otros pueden desarrollar conductas compulsivas como la adicción al trabajo, el juego o la actividad sexual indiscriminada.

Tienen buenas intenciones. Tratan de cuidar a una persona que está experimentando dificultades, pero el cuidado se vuelve compulsivo hasta el punto se volverse autodestructivo. Los codependientes a menudo asumen el papel de mártir y se convierten en “benefactores” de un individuo necesitado.

Por ejemplo, una esposa puede cubrir a su esposo alcohólico; una madre puede poner excusas para un niño ausente; o un padre puede “tirar de algunas cuerdas” para evitar que su hijo sufra las consecuencias de una conducta delictiva.

Si piensas que puedes estar teniendo este tipo de comportamiento te recomendamos buscar ayuda. No está mal hacerlo, de hecho esto te beneficiará muchísimo para vivir una vida mucho más plena al lado de una persona que en verdad lo apoye y con quien puedas vivir de forma interdependiente.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Dejar un Comentario