Trastornos

Cómo las redes sociales afectan la salud mental

Escrito por Dia García

Las redes sociales nos han conectado a nivel global y han acortado las distancias. Sin embargo, nuestra dependencia a ellas puede tener un efecto perjudicial para nuestra salud mental.

No vamos a mentir, las redes sociales tienen sus beneficios, pero usarlas demasiado puede hacerte sentir infeliz y aislado a largo plazo. Te contamos cómo las redes sociales afectan la salud mental.

Efectos negativos de las redes sociales en la salud mental

Te compartimos seis formas en que las redes sociales podrían estar afectando negativamente tu salud mental sin que siquiera te des cuenta.

Autoestima

Las inseguridades quedan a flor de piel cuando nos comparamos con una persona aparentemente perfecta según sus fotos de Instagram o cuando presenciamos las historias de amor feliz en Facebook.

Un estudio realizado por la Universidad de Copenhague encontró que muchas personas sufren de “envidia en Facebook”, y aquellos que se abstuvieron de usar el sitio popular informaron que se sentían más satisfechos con sus vidas.

Si tienes problemas de confianza, lo que menos te conviene es pasar demasiado tiempo en una red social. En su lugar, si te alejas de las redes, puedes invertir más tiempo en ti mismo y en aumentar tu confianza.

Conexión humana

Es paradójico que iniciáramos este post diciendo que las redes sociales acortan las distancias, para luego señalar que uno de los efectos negativos es que dañan las conexiones humanas.

Y es que puede ser complicado forjar conexiones personales si estamos todo el tiempo pegados a una pantalla y estamos más familiarizados con las fachadas digitales de nuestros amigos que con sus personalidades reales.

Stina Sanders, una ex modelo que tiene 107,000 seguidores en Instagram, explicó cómo las redes sociales a veces la hacen sentir invisible.

“Sé por experiencia que puedo obtener FOMO cuando veo las fotos de mi amigo de una fiesta a la que no fui, y esto, a su vez, puede hacerme sentir muy sola y ansiosa”, dijo a The Independent.

El FOMO es el acrónimo de ‘fear of missing out’, que significa miedo a perderse algo en las redes sociales o a quedar excluido de un evento. Por esa las personas que sufren de este problema no pueden desconectarse de internet, pues temen ser ignorados digitalmente.

Memoria

Aunque con las redes sociales podemos mirar los eventos del pasado a través de fotografías, también pueden distorsionar la forma en que recuerdas ciertas cosas de tu vida.

Muchos de nosotros somos culpables de pasar demasiado tiempo tratando de tomar la foto perfecta de un lugar o una comida maravillosa, sin absorber la experiencia de primera mano.

Dormir

Muchas veces no dormimos lo suficiente porque al irnos a la cama nos mantenemos pegados a nuestros celulares durante horas. Según el Dr. Tim Bono, la ansiedad o la envidia que producen los medios sociales mantienen al cerebro en alerta máxima, evitando que nos quedemos dormidos.

“Además, la luz de nuestro dispositivo móvil a solo centímetros de nuestra cara puede suprimir la liberación de melatonina, una hormona que nos ayuda a sentirnos cansados”, agrega.

El Dr. recomienda despegarse del celular al menos 40 minutos antes de ir a dormir.

Capacidad de atención

Las redes sociales ponen a nuestro alcance una enorme cantidad de información, pero también hacen que las personas se distraigan más fácilmente.

“Las redes sociales han proporcionado un medio para rendirse constantemente a la tentación del entretenimiento instantáneo y de fácil acceso”, dijo el Dr. Bono. Si no te resistes a dejar de revisar tu celular durante unos minutos, debes poner en práctica la fuerza de voluntad.

Salud mental

Se ha demostrado que las redes sociales causan infelicidad, y que además pueden conducir al desarrollo de problemas de salud mental como ansiedad o depresión cuando se usan demasiado o sin precaución.

Un estudio publicado en 2018 informó que más de un tercio de la Generación Z de una encuesta de 1,000 personas estaban abandonando las redes sociales para siempre, mientras que el 41% afirmó que las plataformas de redes sociales los hacen sentir ansiosos, tristes o deprimidos.

Ben Jacobs, un DJ que tiene más de 5,000 seguidores en Twitter, decidió apartarse de esta red en 2016 y descubrió que estaba mucho más en paz.

“Twitter realmente me hizo sentir ansioso de vez en cuando, ya que lentamente me di cuenta de que me preocupaba por los sentimientos de los miles de extraños que seguía, aunque no necesariamente sabían quién era”, dijo.

“Desde mi pausa en Twitter, he tenido la cabeza más clara con mucho tiempo para dedicarme a otras cosas, como leer un libro”.

Estudios con resultados preocupantes

La Universidad de Pittsburgh desarrolló un estudio en el que encontró una correlación entre el tiempo dedicado a desplazarse por las aplicaciones de redes sociales y la retroalimentación negativa de la imagen corporal.

Las personas que pasaban más tiempo en redes sociales tenían un riesgo 2,2 veces mayor de informar preocupaciones sobre la alimentación y la imagen corporal.

Por otro lado, la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh llevó a cabo otra investigación que reveló que mientras más tiempo pasaban los jóvenes en una red social, mayores probabilidades tenían de desarrollar problemas para dormir. Asimismo, la depresión también entraba como un problema latente en estos casos.

Y otro pequeño estudio de adolescentes de entre 13 y 18 años del Centro de Mapeo Cerebral de la UCLA descubrió que recibir una gran cantidad de ‘Me gusta’ en las fotos mostró una mayor actividad en el centro de recompensa del cerebro.

Además en las redes sociales existe lo que se conoce como la mentalidad de rebaño, es decir, te gusta lo que a los demás le gusta, así que eres más propenso a indicar que algo te gusta, en función de un gran número de me gusta. En ese contexto, las personas pueden sentirse realmente defraudadas si su centro de recompensas en el cerebro no se estimula al no recibir una manito arriba o un corazón.

No tienes que alejarte para siempre de las redes sociales, pero sí puedes considerar darte un espacio durante tu rutina diaria. Ese ligero cambio podría hacerte mucho bien.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Dejar un Comentario