Inteligencia

¿Cómo saber cuándo pedir ayuda?

Escrito por Daniela Onofrietti

Hay una frase común que dice “La vida no viene con un manual” en un sentido amplio, es así. Las personas deben adaptarse constantemente a los cambios que se presentan en su vida, muchas veces a través de un ensayo y error basado en lo que aprendió de sus padres o lo cree que es correcto.

Situaciones como mudarse a una nueva ciudad, un divorcio o alguna enfermedad repentina por ejemplo, son eventos que pueden confrontar fuertemente a las personas llegando al punto incluso de ponerlas en una situación de la cual no saben cómo salir.

En ese sentido, cuando las situaciones de la vida se salen de control o desorientan el rumbo normal es recomendable buscar ayuda profesional, sin embargo no siempre es fácil discernir el que momento la situación adversa es llevadera y en qué punto  se vuelve necesario contar con ayuda profesional.

Indicadores de que necesitas ayuda

En primer lugar y como regla general, si está pensando en buscar ayuda es bueno tomar la decisión sin necesidad de una “Gran señal” o algo por el estilo, independientemente de la intensidad de la situación que esté viviendo, adquirir nuevas herramientas siempre será útil y una excelente inversión.

Por otro lado, cuando aparecen pensamientos negativos recurrentes es recomienda buscar ayuda, no solo para afrontar la situación que genera dichos pensamientos si no por la tranquilidad de la persona.

Estos pensamientos recurrentes afectan directamente la rutina diaria de la persona incluso llegando a ocasionar problemas como el insomnio.

En relación con lo anterior, cuando los problemas afectan el sueño son un fuerte indicador  de que se necesita ayuda, no poder descansar correctamente agrava la situación quitándole a la persona valiosas horas de sueño y posteriormente la energía que necesitará para hacerle frente a los retos de su día a día.

Así mismo, cuando sienta que sus emociones lo controlan es bueno acudir en busca de ayuda, momentos de ira donde pueda ofender a otras personas, miedos que no le permitan realizar algunas actividades o la tristeza profunda que producen las pérdidas son algunos ejemplos de cómo las emociones pueden tomar  control de nuestra vida impidiendo continuar con nuestra rutina y el cumplimiento de nuestras metas.

Así mismo, la presencia de pensamientos suicidas o conductas auto destructivas como cortarse comenzar a consumir sustancias nocivas en cantidades peligrosas o ignorar voluntariamente las normas mínimas de seguridad personal, son un claro indicador de que necesita ayuda.

Estas conductas y pensamientos representan una fuerte alarma que no debe ser ignorada por quien las está viviendo ni por las personas de su entorno, es necesario asistir con carácter de urgencia a consulta con el objetivo de cuidar su integridad física y mental.

Finalmente, la necesidad de buscar ayuda es más evidente cuando la situación se sale de control y usted sienta que no cuenta con las herramientas necesarias para afrontarla. En ese sentido, este es un claro indicador de que es momento de consultar a un profesional.

Buscar ayuda no solo en momentos malos

Al contrario de lo que normalmente se piensa, no siempre se busca ayuda u orientación en momentos negativos, hay eventos positivos como ser ascendido en el trabajo, tener un hijo o comprar una nueva casa… Donde las personas también acuden en busca de ayuda para aprender cómo manejar estas situaciones y así sacarles el mejor provecho.

Dejar a un lado los mitos

Poco a poco las viejas creencias donde se pensaba que buscar ayuda era señal de debilidad o de algún trastorno van perdiendo fuerza conforme van pasando los años y las personas conocen más sobre los beneficios de asistir a consulta.

Sin embargo no está de más recordar que la terapia tiene múltiples enfoques y que brinda herramientas y conocimientos útiles no solo en momentos difíciles o cuando se presenta una patología sino además para el desarrollo integral de la persona.

Acerca de

Daniela Onofrietti

Psicóloga clínica y redactora.

Dejar un Comentario