Inteligencia

¿Por qué es sano perdonar? Aquí tienes 8 razones

Escrito por Franco Rodriguez

El perdón dentro de la psicología es relativamente nuevo, ya que surgió como un foco de investigación en los últimos años de la década de 1980.

Durante las siguientes tres décadas, han surgido una serie de estudios dentro de las profesiones de salud mental que muestran que la Terapia del Perdón es beneficiosa para el cliente, especialmente para el que perdona.

Tenemos que tener cuidado con estos hallazgos principalmente porque puede surgir una conclusión falsa. El perdón es solo para, o principalmente para, el que perdona y tiene poco que ver con el que está perdonado.

Esto, en realidad, no parece ser el caso. Una reflexión sobre lo que el perdón logra, su propósito u objetivo, sugiere al menos 8 propósitos para perdonar.

¿Qué significa perdonar?

Aunque puede haber diferentes comportamientos en la amplia variedad de culturas para expresar el perdón, en su esencia universal, el perdón puede definirse como una virtud moral, centrada en la bondad, que ocurre en el contexto de ser tratado injustamente por otros.

El que opta por perdonar deliberadamente trata de eliminar el resentimiento y ofrecer bondad de algún tipo hacia la persona que ofende, ya sea bondad, respeto, generosidad o incluso amor. El que perdona no vuelve automáticamente a una relación peligrosa.

El perdonador puede perdonar y luego no reconciliarse. El perdonador no excusa el comportamiento injusto, sino que ofrece bondad frente a la injusticia. El perdonador no debe pensar en términos de “uno o otro”, ya sea perdonar y abandonar una búsqueda de justicia, o buscar justicia sin perdonar.

Las dos virtudes morales del perdón y la justicia pueden y deben aplicarse juntas.

Con esta idea en mente, aquí hay al menos 8 razones para perdonar. ¿Cuáles de estas están en tu conciencia cuando ofreces esta virtud a quienes te han ofendido?

  1. Para ser emocionalmente más saludable. Perdonar puede reducir la ira no saludable.
  2. Para reparar las relaciones, ya que me ayuda a ver el valor del otro.
  3. Crecer en carácter porque puede ayudarme a ser una mejor persona.
  4. Ser de ayuda, dentro de lo razonable, para con el que actuó injustamente. El perdón extiende la mano de la amistad a pesar de que el otro puede rechazarla.
  5. Para permitirme ayudar a otros miembros de la familia a ver que el perdón es un camino hacia la paz. El perdón por la paz, en otras palabras, se puede transmitir a través de las generaciones.
  6. Motivarme para contribuir a un mundo mejor dónde la ira no domina.
  7. Para ayudarme a vivir más consistentemente mi propia filosofía de vida o tradición de fe si esa visión honra el perdón.
  8. Ejercitar la bondad como un fin en sí mismo independientemente de cómo otros reaccionen a mi oferta de perdón.

Perdonar es ejercitar la bondad incluso hacia aquellos que no son buenos para ti.

El perdón es quizás la más heroica de todas las virtudes morales (como la justicia, la paciencia y la bondad, por ejemplo). Digo que es heroica, porque ¿Qué otra virtud moral ofrece la bondad, a través del propio dolor, hacia el que causó ese dolor? Esa es la naturaleza heroica de perdonar.

Acerca de

Franco Rodriguez

Casi Graduado de Psicología. Seguidor de los últimos tratamientos e investigación para trastornos y desordenes.

Dejar un Comentario