Trastornos

Cómo detectar y lidiar con una persona sádica

Escrito por Dia García

Hay varios tipos de personalidad que tienen más probabilidades de dañar a otra persona que la persona promedio. Entre esos están los llamados sádicos, personas que tienen una motivación intrínseca por infringir sufrimiento a otros inocentes, pues la crueldad les resulta placentera.

Una investigación reciente plantea al sadismo dentro de una “Tetrada oscura”, conformada por este, y los miembros originales de la “Tríada oscura”: psicopatía, narcisismo y maquiavelismo. Estas personalidades tienen cierta superposición y se caracterizan por una manipulación insensible, egocentrismo, desagrado y explotación.

En su investigación, el equipo buscó determinar si el sadismo cotidiano podría detectarse en el laboratorio, así como si las medidas de personalidad sádica predecirían estos comportamientos más allá de las medidas ya establecidas de la Tríada Oscura.

Entre los hallazgos se reveló que las personalidades sádicas eran los miembros más probables de esta tétrada oscura para seleccionar la tarea que implicaba matar entre una serie de tareas desagradables. Aquellos sádicos que mataron más insectos obtuvieron más placer del acto que aquellos que mataron menos insectos.

Otro estudio relacionado mostró que aquellas personas con alto nivel de sadismo, psicopatía y / o narcisismo, y con baja empatía y toma de perspectiva, estaban dispuestos a agredir a una persona inocente cuando era fácil hacerlo. Sin embargo, solo los sádicos aumentaron la intensidad de su ataque una vez que se dieron cuenta de que la persona no se defendería.

Durante las pruebas del estudio, los sádicos, a diferencia de las otras “personalidades oscuras”, eran los únicos dispuestos a gastar más tiempo y energía en una tarea aburrida solo para luego tener la oportunidad de herir a una persona inocente.

Reconocer y tratar con un sádico puede resultar intimidante. Sin embargo, la ciencia ha avanzado mucho en el análisis de estas personalidades. Las investigaciones han dado luz de cómo reconocer y cómo lidiar con una persona sadista, aquí lo resumimos.

Cómo detectar una persona sádica

Existen varios rasgos que con solo un poco de observación se pueden detectar. Estos son:

Crueldad

Los sádicos utilizarán la crueldad, la agresión, la fuerza o las amenazas para obtener poder y dominio, sin sentir ningún tipo de remordimiento y compasión.

Practican la crueldad porque encuentran satisfacción y bienestar en ello. Los sádicos son constantemente intrigantes, calculadores y manipuladores en las relaciones con las personas cercanas. Ejercer dominio sobre otros les produce una sensación de adrenalina que otra persona comúnmente no experimentaría.

Vicios

Los sádicos tienen tendencias manipuladoras y viciosas. Algunas personas pueden inicialmente darles a los sádicos el beneficio de la duda y tratar de inculcarles empatía, pero pronto se darán cuenta de que sus esfuerzos son inútiles.

Cero empatía

Los sádicos no pueden ni quieren sentir empatía. A veces pueden usar bromas crueles o ser pasivo – agresivos utilizando el sarcasmo para debilitar la confianza de los demás.

Ellos no sienten ni remordimiento ni empatía, en su lugar disfrutan cuando ven llorar o sufrir a otra persona. Si le ves disfrutando del dolor de otra persona, es un claro signo de sadismo.

Abusivos

Ahora más que nunca los sádicos se sienten confiados de expresar su malicia gracias a entornos como el internet. Como saben que hay buena probabilidad de salir impune luego de insultar o perseguir a otra persona hasta hacerle sufrir, se convierten en trolls por vocación.

El acoso cibernético utiliza tecnología, redes sociales y formas de comunicación electrónica para intimidar y acosar. Los sádicos disfrutan desempeñar ese papel y suelen dedicar buena parte de su tiempo a molestar a otros a través de las redes sociales, como si fuera el trabajo de sus sueños.

No se incomodan

Es común que cuando escuchamos o vemos un relato muy gráfico sobre el dolor o la agresión nos sintamos incómodos y deseemos hasta cierto punto que se acabe.

Algunas personas tienen un umbral más alto de tolerancia y pueden resistir el relato hasta final, intrigados por los acontecimientos, sin embargo, solo resisten. Los sádicos, ante estos escenarios, no se incomodan, más bien se les ve fascinados con lo que ven u oyen.

Cómo lidiar con un sádico

Aquí, cinco consejos de expertos:

Presta atención a tus sentimientos

Los miembros de la Tetrada Oscura son sumamente hábiles para inducir dudas, conmoción, vergüenza, ira, te hacen sentir que les has traicionado por dudar o pensar mal de ellos.

Si tus interacciones con alguien en su vida se caracterizan por lo anterior, es muy posible que esté tratando con alguien sádico.

Reconoce y libera cualquier esperanza de cambiar, “sanar” o “reformar” al sádico

No funcionará y solo terminarás jugando su juego de poder. En relación con esto, deja de lado cualquier esperanza de que el sádico reconozca las irregularidades o se arrepienta.

No está en su naturaleza.

Examina si puedes ser un “objetivo principal”

Examina si eres una víctima potencial. Los sádicos son increíblemente capaces de discernir cuándo es probable que alguien tolere, ignore, niegue, racionalice o incluso asuma la responsabilidad del comportamiento malicioso.

Si tiende a atraer a este tipo de personas a tu vida, ya sea en el trabajo o en las relaciones sociales, pregúntate por qué toleras estos comportamientos. Si tienes antecedentes de personas que no respetan tus límites, busca ayuda profesional.

Establece límites

Establece límites saludables que te hagan sentir emocionalmente seguro. Si se trata de alguien con quien continuarás tratando de alguna manera (un jefe, hermano, padre o suegro) establece límites para los encuentros, la comunicación, y si es necesario corta la comunicación por completo.

La persona probablemente se resistirá a tus esfuerzos por cambiar su relación, pero si eres consistente con mantener los nuevos límites, eventualmente tendrá que buscar su “suministro” en otra parte.

En caso de duda, busca ayuda profesional

Muchas personas tienen dificultades para reconocer a los sádicos. Todos queremos pensar que en nuestro entorno no existen personas malas solo por placer.

Una respuesta común es resolver cualquier disonancia cognitiva entre lo que observa y lo que es cómodo de creer al negar el problema. Un profesional puede ayudarte a verificar la realidad y dictaminar si la persona que describes es o no un sádico.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Dejar un Comentario