Trastornos

A qué edad se puede detectar el autismo en niños

Escrito por Dia García

El autismo es una discapacidad de desarrollo compleja y de por vida que generalmente aparece durante la primera etapa de la infancia y puede afectar las habilidades sociales, la comunicación, las relaciones y la autorregulación de una persona.

El autismo se define por un cierto conjunto de comportamientos y es una condición de espectro que afecta a las personas de manera diferente y en diversos grados.

Un diagnóstico temprano ayuda a una persona con autismo a recibir el apoyo y los servicios que necesita, dándole una mejor calidad de vida llena de oportunidades.

El autismo es mucho más común de lo que puedes pensar. Según los datos más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), 1 de cada 59 niños ha sido diagnosticado con autismo. Es un aumento marcado desde 2000, cuando solo 1 de cada 150 niños había sido diagnosticado con autismo.

En la actualidad, siguen existiendo muchas cosas que no sabemos sobre el autismo, como por ejemplo, qué lo causa o por qué se está volviendo más común. Pero una cosa que sí sabemos es que cuanto antes comencemos a tratarlo será mucho mejor.

La comunicación y las habilidades sociales se construyen en las etapas tempranas. Solo allí, tendremos nuestra mejor oportunidad de mejorar las cosas. Es por eso que ha habido un impulso constante para hacer el diagnóstico lo antes posible.

No es fácil para los padres escuchar que su hijo tiene o podría tener autismo. Incluso cuando hay preocupaciones sobre el desarrollo del niño, es natural esperar que un niño sea un bloomer tardío o un poco peculiar. Y, de hecho, algunos niños tan solo tardan en formarse y son extravagantes o tienen un problema completamente diferente con su desarrollo. Entonces, ¿qué tan temprano puede diagnosticar de manera confiable el autismo?

Edad de diagnóstico

Detectar los primeros signos de autismo en niños pequeños puede ser difícil si no eres un experto en el campo. Muchos de estos signos son comunes a todos los niños pequeños por lo que se vuelve un poco complicado distinguirlos. Sin embargo, un estudio científico reciente se centró en esta pregunta.

Los investigadores observaron a más de 1,200 niños pequeños que tuvieron al menos dos evaluaciones de desarrollo entre los 12 y 36 meses. Menos del 2% de los niños pequeños que inicialmente se creía que tenían autismo tan solo tenían un desarrollo normal pero tardío.

Y por otro lado, el 24% que se pensó que no tenía autismo, luego se le diagnosticó que sí lo tenía. Entonces, aunque la imagen no siempre es clara al principio, una vez que se hace el diagnóstico, generalmente se mantiene.

Entonces ¿A qué edad se puede hacer el diagnóstico de manera confiable? A los 12 y 13 meses puede hacerse el primer diagnóstico de autismo, ya que la investigación arrojó un grado de veracidad de aproximadamente el 50%. Esto subió al 80% en niños con edades de 14 meses y al 83% a los 16 meses. Esto tiene sentido si piensas en el desarrollo de un niño pequeño.

A los 12 meses, apenas comienzan a decir palabras, responder a comandos e interactuar con otros. Por lo tanto, un niño que no está haciendo esas cosas de manera confiable se relajaría un poco más que el resto. Pero a los 18 meses, todas esas habilidades deben estar sólidamente en su lugar, lo que hace sonar las alarmas sobre un niño que no las tiene.

A continuación te detallamos las edades en las que el autismo puede aparecer junto con los hitos que se pueden esperar de un niño en general.

A los 12 meses

  • Observa los rostros atentamente.
  • Responde a las expresiones de emoción de otras personas.
  • Sonríe, imita algunas expresiones faciales, sigue objetos en movimiento con sus ojos.
  • Comienza a balbucear, imita sonidos y palabras, se lleva la mano a la boca.
  • Tiene palabras simples como “dada”, repite sonidos o gestos para llamar la atención.
  • Gira la cabeza hacia la dirección del sonido, responde a su propio nombre.
  • Empuja las piernas hacia abajo cuando los pies se colocan sobre una superficie firme; levanta la cabeza y el pecho cuando está acostado boca abajo.
  • Sonríe a la voz de la madre o del cuidador principal, prefiere a esta persona sobre todas las demás.
  • Puede sentarse sin ayuda, puede levantarse y caminar agarrándose a los muebles.
  • Se despide y señala los objetos.

A los 24 meses

Camina solo, con apoyo puede subir escaleras y muebles, carga y jala juguetes mientras camina.

  • Imita el comportamiento de los demás, entusiasmado con la compañía de otros niños.

A los 36 meses

  • Usa oraciones de 4-5 palabras, entiende la mayoría de las oraciones e instrucciones.
  • Imita a adultos y compañeros de juego, expresa afecto abiertamente, se separa fácilmente de los padres.
  • Ordena los objetos por forma y color.
  • Sube bien los escalones, corre, patea una pelota, y todo lo hace sin ayuda

Señales tempranas

Cómo pudiste ver, lo descrito anteriormente solo nos habla del comportamiento de un niño que a nuestro criterio no tiene autismo. Sin embargo, como explicamos, las señales pueden ser muy confusas, entonces lo mejor es comunicarte con tu medico si en tu niño ves lo siguiente:

A los 12 meses

  • No presta atención ni teme a las caras nuevas
  • No sonríe, no sigue el objeto en movimiento con los ojos.
  • No balbucea, ríe y tiene dificultades para llevar objetos a la boca.
  • No tiene palabras
  • No gira la cabeza para localizar sonidos y parece no responder a ruidos fuertes
  • No empuja las piernas hacia abajo cuando los pies se colocan sobre una superficie firme
  • No muestra afecto al cuidador principal, no le gusta que lo abracen
  • No se arrastra, no puede pararse cuando.
  • No utiliza gestos como agitar o señalar

A los 24 meses

  • No puede caminar a los 18 meses o solo camina de puntillas, no puede empujar un juguete con ruedas.
  • No habla; no imita acciones, no puede seguir instrucciones simples
  • No parece conocer la función de un objeto doméstico común, como un teléfono, a los 15 meses.

A los 36 meses

  • Habla muy limitado, no usa frases cortas, tiene dificultades para comprender instrucciones simples.
  • Tiene poco interés en otros niños, tiene dificultades para separarse de la madre o del cuidador principal.
  • Dificultad para manipular objetos pequeños.
  • Tiene poco interés en los juegos
  • Es poco imaginativo.
  • Con frecuencia se cae, tiene dificultad con las escaleras.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Dejar un Comentario