Inteligencia

El efecto espectador: Explicación y Ejemplos

Escrito por Dia García

El efecto espectador es tu término que se utiliza en psicología al fenómeno en el que, a mayor número de personas haya en una situación, menor será la probabilidad de que una persona en apuros reciba ayuda.

Cuando ocurre una emergencia, las personas tomarán acciones cuando hay pocos o ningún observador. Pero cuando la persona se vuelve parte de la multitud, no asume la responsabilidad de una acción. A continuación compartimos cómo explica la psicología el efecto espectador.

Efecto espectador explicado

En una serie de estudios clásicos de 1969, los investigadores Bibb Latane y John Darley descubrieron que la cantidad de tiempo que le toma al participante tomar medidas y buscar ayuda varía dependiendo de cuántos otros observadores hay.

Según sus experimentos, en algunas situaciones con multitudes donde se producen emergencias, menos del 10% de las personas toman acciones. El resto, aunque se encuentren capacitados para asumir una postura, prefieren ignorar el suceso.

Existen múltiples causas para el efecto espectador, pero hay dos factores determinantes. Primero, la presencia de otras personas crea una difusión de responsabilidad.

Como son muchos los observadores, los individuos no se sienten presionados a tomar medidas. Y en segundo lugar, está la necesidad de comportarse de manera correcta y socialmente aceptable. Al ver que otros observadores no reaccionan, los individuos toman esto como una señal de que cualquier acción sería inapropiada.

Investigaciones han demostrado que los espectadores tienen menos probabilidades de intervenir si la situación es ambigua. Esto lo vemos por ejemplo en el caso Kitty Genovese, que explicaremos más adelante.

El punto es que en una situación llena de datos ambiguos y caos, es difícil para un individuo fijar una postura, y aunque pueda detener la situación, prefiere observar. Durante esos momentos caóticos, las personas a menudo miran a otros en el grupo para determinar qué es lo apropiado.

Y cuando miran a la multitud y ven que nadie más está reaccionando, esto es tomado como una señal de que tal vez no sea necesaria ninguna acción. Veamos algunos ejemplos del efecto espectador.

Ejemplos de efecto espectador

Los siguientes ejemplos ofrecen una investigación fascinante sobre este comportamiento humano incómodo de admitir, pero que todos alguna vez hemos practicado.

Kitty Genovese

El 13 de marzo de 1964, Kitty Genovese, de 28 años, se dirigía a su departamento después de una larga noche de trabajo en un bar. Como muchas víctimas, estaba “en el momento y en el lugar equivocado”. Fue perseguida y luego apuñalada por un hombre llamado Winston Moseley.

A pesar de estar bien entrada la madrugada, según declaraciones de un testigo ocular, el ataque fue escuchado por los vecinos dentro de su edificio de apartamentos en Queens, Nueva York, y sus gritos lo asustaron.

El atacante se escapó, pero 10 minutos más tarde regresó para apuñalarla, violarla y robarle su dinero durante un período de casi media hora.

En total, 38 personas fueron testigos del brutal asesinato. Muchas informaron que pensaron que se trataba de una “pelea de amantes”, cuando claramente estaban siendo testigos de un asesinato terrible.

Los vecinos escucharon tanto el primer como el segundo ataque y nadie hizo nada, nadie informó a la policía en el momento.

Después de media hora alguien por fin decidió llamar a la policía. El cuerpo de policía también consideró que se trataba de “una pelea marital”. En conclusión, Kitty Genovese murió camino al hospital cuando finalmente recibió ayuda.

El caso de Kitty Genovese abrió el panorama para la investigación de este fenómeno social en psicología. Evidentemente hay casos más antiguos de este comportamiento colectivo, desde la prehistoria seguro, pero el asesinato de esta joven fue mediatizado, lo que ayudó a que las investigaciones se centrarán en por qué ocurre este comportamiento.

La sala llena de humo

El siguiente ejemplo es un hecho construido. Corresponde al experimento que desarrollaron los psicólogos que acuñaron el término, Bibb Latane y John Darley, a finales de los 60. A partir de los resultados de este experimento, los psicólogos comprendieron en qué consistía este efecto.

Un grupo de sujetos se colocaron en una de tres condiciones de tratamiento: solos en una habitación, con otros dos participantes o con dos confederados que fingieron ser participantes normales. Mientras los participantes se sentaban a llenar un cuestionario, la sala se empezó a llenar de humo.

Cuando los participantes estaban solos, el 75% informó el humo a los experimentadores. Tan solo 38% de los participantes que estaban con otras dos personas en la habitación reportaron el humo.

En el grupo final, los dos confederados en el experimento notaron el humo y luego lo ignoraron, y solo el 10% de los participantes informaron el humo. Compartimos el video del experimento.


El resultado de los experimentos mostró que existen factores sociales que influyen en cómo se manejan las decisiones en las situaciones de emergencia.  El efecto espectador ha encontrado un lugar en la psicología social para explicar las tendencias sociales durante una emergencia.

El término “apatía espectadora” puede ser asociado con el efecto espectador, sin embargo, se considera incorrecto, ya que durante los experimentos se determinó que los sujetos experimentaron una preocupación genuina, a pesar de que no actuaron.

Pero los medios de comunicación utilizan este término como sinónimo, desde que el New York Times en 1964 se escandalizara por el caso de Kitty Genovese, y decidieran acuñarlo para un efecto dramático.

El efecto espectador claramente puede tener un poderoso impacto en el comportamiento social. Los psicólogos sugieren que para no caer en esta tendencia, lo mejor es ser conscientes de que existe. Cuando te enfrentes a una situación que requiere acción, podrías entender que el efecto espectador te está deteniendo y así, tomar medidas para superarlo conscientemente.

Y si eres tú el que necesita ayuda y hay varias personas a tu alrededor bajo el efecto espectador, los psicólogos recomiendan que hagas contacto visual con la persona específica que crees que puede ayudarte. Al personalizar e individualizar tu solicitud, se vuelve mucho más difícil para las personas rechazarte.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Dejar un Comentario