Trabajo

Los efectos Galatea y Pigmalión: Cómo influyen en el trabajo

Escrito por Dia García

Tanto tus expectativas sobre tus empleados como las expectativas de ti mismo son los factores clave en el desempeño en tu trabajo. Conocido como el efecto Pigmalión y el efecto Galatea, respectivamente, el poder de las expectativas no puede ser sobrestimado.

Ya sea que se aplique de manera consciente o inconsciente, las expectativas afectan la productividad y la contribución de tus empleados. En el siguiente pos te hablaremos de cómo funciona el efecto Galatea y Pigmalión en el trabajo.

El efecto Galatea y Pigmalión

Cuando hablamos del efecto Galatea y Pigmalión, nos referimos a un factor completamente cognitivo que nos da la oportunidad de conseguir un nuevo nivel de resultados.

Ambos términos provienen directamente del mito de Pigmalión, quien fuera rey de Creta. Se dice que este hombre buscó por mucho tiempo a la mujer perfecta, y al no encontrarla, mandó a construir una gran estatua que mostrará todos los atributos que él consideraba que debía tener esa mujer, a esta escultura la llamó Galatea.

Esto no es más que una representación de lo que son las expectativas, y a continuación te decimos cómo afecta todo esto tu vida en el trabajo, sobre todo para quienes poseen un rol de mando.

El efecto Pigmalión de las expectativas del gerente

J. Sterling Livingston describió el efecto Pigmalión de la siguiente manera: “La forma en que los gerentes tratan a sus subordinados está sutilmente influenciada por lo que esperan de ellos, lo que se traduce como Pigmalión en la administración de empresas”.

Esto significa que el efecto Pigmalión permite al personal sobresalir en respuesta al mensaje del gerente de que son capaces de tener éxito y se espera que tengan éxito. El efecto Pigmalión también puede socavar el desempeño del personal cuando la comunicación indirecta del gerente les dice lo contrario.

Estas señales son a menudo sutiles. Como ejemplo, el supervisor no elogia el desempeño de un miembro del personal con tanta frecuencia como elogia el desempeño de los demás.

En otro ejemplo, el supervisor habla menos con un empleado en particular. En otro caso, el gerente no reconoce las contribuciones de todos los miembros de un equipo, agradeciendo solo a un par de personas clave.

Livingston afirmó que si un supervisor no está calificado, deja cicatrices en las carreras de los hombres y mujeres jóvenes, corta profundamente su autoestima y distorsiona la imagen de sí mismos como seres humanos.

Sin embargo, si el supervisor es hábil y tiene altas expectativas de sus subordinados, su confianza en sí mismo crecerá, sus capacidades se desarrollarán y su productividad será alta.

Aumentando el rendimiento

¿Te imaginas cómo mejoraría el rendimiento de tu empresa si tus supervisores comunican pensamientos positivos sobre las personas?

Si el supervisor realmente cree que cada empleado tiene la capacidad de hacer una contribución positiva en el lugar de trabajo, la telegrafía de ese mensaje, consciente o inconscientemente, afectará positivamente el desempeño del empleado.

Además, cuando la supervisora ​​tiene expectativas positivas sobre las personas, ayuda a las personas a mejorar su auto concepto y, por lo tanto, su autoestima. Los empleados a quienes su supervisor tiene en alta estima tienden a cumplir con su potencial de contribución y triunfan en el lugar de trabajo. Las personas creen que pueden tener éxito y contribuir, y su desempeño se eleva al nivel de sus propias expectativas, para crear sus mejores, más exitosos y superiores empleados.

El efecto Galatea de las expectativas de los empleados

Incluso más poderoso que el efecto Pigmalión, el efecto Galatea es un factor convincente en el desempeño de los empleados. El gerente que ayuda a los empleados a creer en sí mismos y en su eficacia, sin duda ha aprovechado una poderosa herramienta de mejora del rendimiento.

Has oído hablar de las palabras a menudo repetidas y referenciadas, “profecía auto cumplida”. Aplicadas como el efecto Galatea, estas palabras significan que la opinión del individuo sobre su capacidad y sus expectativas sobre su desempeño determina en gran medida su rendimiento. Si un empleado piensa que puede tener éxito, es probable que tenga éxito.

En consecuencia, cualquier acción que el supervisor pueda tomar que aumente los sentimientos de autoestima positiva del empleado ayudará a mejorar el desempeño del empleado.

La intención no es simplificar demasiado este concepto. Muchos otros factores también contribuyen al nivel de desempeño de un empleado, incluida la cultura de su empresa, las experiencias de vida del empleado, la educación, el apoyo familiar y las relaciones con los compañeros de trabajo. Sin embargo, la supervisión positiva es uno de los factores clave que mantendrá a los buenos empleados en el trabajo.

Pero entonces, ¿Cómo ayudamos a nuestros empleados a creer en sí mismos? Simple, puedes hacerlo de la siguiente manera:

Ofrece oportunidades desafiantes

Es importante dar oportunidades para que un empleado experimente tareas cada vez más desafiantes.

Asegúrate de que él o ella tengan éxito en cada nivel antes de seguir adelante. Permite que el empleado participe en proyectos potencialmente exitosos que traen una mejora continua al lugar de trabajo.

Proporciona desarrollo tipo coaching

Esto significa, proporcionar asesoramiento individual con el empleado. Este entrenamiento debe enfatizar la mejora de lo que el empleado hace bien en lugar de centrarse en las debilidades del empleado. Aprovecha lo que el empleado ya hace con éxito en lugar de concentrar su energía en desarrollar áreas débiles de habilidad.

Ofrece oportunidades de desarrollo que reflejen lo que el empleado está interesado en aprender. Claro, debes proporcionar oportunidades de desarrollo que también reflejen lo que el negocio necesita del empleado. Para estos debes lograr un equilibrio que también satisfaga las necesidades y los deseos del empleado.

Asigna a un empleado senior exitoso para que desempeñe un papel de mentor de desarrollo con el empleado. La tutoría es un uso excelente para tus empleados de más antigüedad, la mayoría de los cuales están ansiosos por compartir lo que han aprendido antes de jubilarse. Mantén sus conocimientos siempre disponibles.

Proporciona una comunicación positiva

Mantén interacciones verbales positivas y frecuentes con el empleado y comunica constantemente tu firme creencia en la capacidad del empleado para realizar el trabajo. Mantén comentarios positivos y de desarrollo cuando sea posible.

Asegúrate de que el empleado reciba mensajes consistentes de otro personal de supervisión. La forma en que les hables a otros acerca de los empleados que te informan moldea poderosamente tus opiniones sobre lo que un empleado en particular puede contribuir y hacer. En un efecto Pigmalión extendido, las expectativas de otros líderes superiores, gerentes y compañeros de trabajo afectan la autoestima del empleado.

Proyecta tu sincero compromiso con el éxito y el desarrollo continuo del empleado. Debes informarle al empleado con frecuencia sobre tu confianza en estos asuntos.

Conclusión

Aprovecha el poder de las expectativas propias de los empleados para garantizar un desempeño laboral poderoso, productivo, mejorado y exitoso. Serás feliz y te sentirás recompensado cuando los empleados superen tus expectativas y las de ellos.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Dejar un Comentario