Inteligencia

La técnica de persuasión más fácil y práctica

Escrito por Franco Rodriguez

Está respaldada por 42 estudios sobre 22,000 personas y es la técnica de persuasión más fácil y práctica disponible.

Cosas como maldecir, hablar en el oído derecho o guiñar el ojo afirman ser efectivas. Los estudios son interesantes y divertidos, pero no son muy útiles.

La pregunta es: ¿qué técnica de persuasión, basada en la investigación psicológica, es más práctica, puede ser utilizada fácilmente por cualquier persona en casi cualquier circunstancia y se ha demostrado consistentemente que funciona?

La respuesta es: la técnica ‘No estás obligado a hacerlo‘ o ‘Eres libre de elegir‘. Este enfoque simple se trata de reafirmar la libertad de las personas para elegir.

Cuando le pides a alguien que haga algo, agregas el sentimiento de que son libres de elegir.

Al reafirmar su libertad, indirectamente les estás diciendo: No estoy amenazando tu derecho a decir que no. Tienes una opción.

Una revisión reciente de los 42 estudios de psicología llevados a cabo sobre esta técnica ha demostrado que es sorprendentemente efectiva dado lo simple que es (Carpenter, 2013).

En total, más de 22,000 personas han sido evaluadas por investigadores. En todos los estudios se encontró que duplicaba las posibilidades de que alguien dijera ‘sí’ a la solicitud.

Se ha demostrado que las personas donan más para causas benéficas, acuerdan más fácilmente a una encuesta y le dan más a alguien que solicita una moneda.

Las palabras exactas utilizadas no son especialmente importantes. Los estudios han demostrado que usar la frase “pero obviamente no estás obligado” funcionó tan bien como “eres libre”.

Lo que es importante es que la solicitud se haga cara a cara: el poder de la técnica falla de otra manera. Sin embargo, incluso por correo electrónico, todavía tiene un efecto, aunque es algo reducido.

La técnica es tan simple y fácil de usar que puede usarse fácilmente junto con otros enfoques.

También subraya el hecho de que la gente odia verse acorralada o reducir sus opciones. Parece que reaccionamos contra este intento de limitarnos volviéndonos más cerrados de mente.

La técnica, como cualquier otro método de persuasión, trata de ayudar a otras personas a tomar la decisión que desee por su propia voluntad. Si tienen otras opciones, como simplemente alejarse, y comienzan a sentirse acorralados, entonces los has perdido.

Por otro lado, respetar la autonomía de las personas tiene el feliz efecto secundario de hacerlas más abiertas a la persuasión. Puedes verte mejor ante ellos y tener más posibilidades de obtener lo que quieres.

Acerca de

Franco Rodriguez

Casi Graduado de Psicología. Seguidor de los últimos tratamientos e investigación para trastornos y desordenes.

Dejar un Comentario