Terapia

Cómo elegir el psicólogo adecuado

Escrito por Dia García

Todos en algún momento nos llegamos a sentir tan abrumados que creemos que nadie puede entendernos. O estamos bajo cierta presión o pasando por algún conflicto psicológico que no queremos comentar por pena o por creer que solos podemos resolverlos.

Pero la verdad es que para todos estos casos existen profesionales especializados que pueden sacarnos de cualquier conflicto interno en poco tiempo.

Nos referimos a los terapeutas o psicólogos. Sin embargo, no es fácil encontrar un buen terapeuta. Además la terapia puede ser increíblemente prohibitiva en cuanto a costos, aunque todo dependerá de la cobertura del seguro, luego, hay restricciones de programación (es difícil encontrar un terapeuta con un horario de atención muy específico y cómodo que se ajuste a nuestros horarios), restricciones de ubicación, entre otras cosas.

En el siguiente post te diremos cómo elegir el psicólogo adecuado.

Cómo elegir el psicólogo adecuado

Existen cientos de diferentes tipos de terapia, lo cual es desalentador cuando no estamos seguros de cuál será la que funcionará, además de una gran cantidad de diferentes categorías de profesionales de la salud mental que cuentan con diferentes credenciales y capacitación.

Es un mundo bastante amplio para explorar, especialmente cuando buscamos asistir a uno por primera vez. Aquí hay algunos consejos para seleccionar el tipo correcto de ayuda.

Tipos de Terapia

Hay muchos tipos diferentes de terapias, y los profesionales de la salud mental no necesariamente usan un enfoque único para todos.

Si estás sufriendo de algo como el trastorno de ansiedad generalizada o de depresión, por ejemplo, tu terapeuta podría usar una combinación de tratamientos en tus sesiones. Dicho esto, echemos un vistazo a algunas de las opciones más comunes:

Terapia cognitivo conductual

La Terapia cognitivo conductual o TCC es un tratamiento común que se enfoca en observar ciertos patrones de comportamiento y crear un tipo de plan de acción para romperlos.

En otras palabras, esta terapia está tratando de ayudarte a cambiar tu comportamiento enseñándote a pensar de manera diferente acerca de la situación. Por ejemplo, si te sientes ansioso por confrontar a tu jefe en el trabajo, o la ansiedad te impide hacer cualquier movimiento, esta terapia te puede ayudar a replantearlo.

En lugar de pensar en todas las cosas horribles que podrían suceder, te ayudará a imaginar resultados más positivos.

La terapia de TCC generalmente es a corto plazo: tu terapeuta te ayudará a determinar un objetivo específico y luego trabajará contigo para ayudarte a regular tus emociones y desarrollar nuevas estrategias personales para afrontar toda clase de situaciones. Esta terapia es especialmente buena para tratar la ansiedad y la depresión.

Terapias psicodinámicas

Las terapias psicodinámicas, como el psicoanálisis y la terapia de Jung, implican profundizar en tu pasado para ver la raíz de cualquier problema que esté buscando tratar.

Por ejemplo, si estás ansioso por confrontar a tu jefe, un enfoque psicodinámico intentará determinar cuándo se produjo esta ansiedad particular por primera vez, y cómo contribuyeron los primeros traumas y relaciones a tu situación actual. La idea es que seas capaz de descubrir pensamientos tempranos los cuales te liberará para poder actuar de manera diferente.

El psicoanálisis puede llevar mucho tiempo (incluso años) y muchos terapeutas lo usarán en conjunto con un enfoque de TCC.

Terapias especializadas para trastornos específicos

Tanto la TCC como las terapias psicodinámicas (o una combinación de las dos) pueden ser eficaces para los trastornos de salud mental más generales, pero si estás luchando contra un trastorno en particular, como un trastorno alimentario o estrés postraumático, puede ser más beneficioso consulta con un profesional de salud mental que se especializa en tratamientos dirigidos a esos problemas.

Por ejemplo, si has sufrido un traumatismo, existe una terapia de Desensibilización y Reprocesamiento por movimientos oculares (EMDR).

Sin embargo, la realidad es que los terapeutas a menudo utilizan múltiples enfoques cuando tratan a un paciente, y aunque es útil encontrar un terapeuta que se especialice en un trastorno en particular, cuando te comienzas a ver alguno, puedes descubrir que no es solo la ansiedad o el dolor lo que te está causando problemas.

Qué tipo de profesional de salud mental debes ver

Hay algunos tipos diferentes de personas autorizadas y calificadas para brindar terapia. Algunos psicólogos tienen doctorados, y están capacitados tanto en psicoterapia como en pruebas de evaluación.

Los trabajadores sociales clínicos licenciados también están capacitados en psicoterapia y realizan servicios de salud mental funcionalmente similares a los psicólogos, pero no tienen doctorados.

Un consejero licenciado en salud mental también está capacitado en psicoterapia y tratará a los pacientes de la misma manera que un trabajador social. Los psiquiatras se centran principalmente en los desequilibrios químicos.

Tienen doctorados médicos y recetan medicamentos (aunque en algunos estados, los psicólogos también pueden recetar medicamentos).

Un psiquiatra es el que ve si tu estado requiere o no medicamentos para corregir el estado de ánimo, pero si estás buscando terapia de conversación, es mejor que veas a un psicólogo, trabajador social o consejero.

Pero ten en cuenta que los psicólogos tienden a ver a personas con enfermedades mentales graves, mientras que los trabajadores sociales y los consejeros pueden ayudar a los pacientes que sufren formas más comunes de trastornos psicológicos.

Qué investigación debes hacer antes de tener una consulta

Hay muchos factores diferentes que intervienen en la búsqueda de un terapeuta. La terapia es costosa, por lo que si tu seguro médico lo cubre, es buena idea buscar uno a través de tu proveedor, aunque algunos terapeutas te ofrecerán asesoramiento en una escala variable.

La ubicación también es un factor importante: si crees que será difícil para acudir con tu terapeuta la primera vez, es probable que tengas menos probabilidades de acudir a tus citas.

Si busca tratar un determinado problema, es importante saber que el terapeuta tiene cierta experiencia en ese ámbito.

Si luchas con la ansiedad, tu terapeuta debe saber cómo tratar la ansiedad. Si tienes bulimia, tu terapeuta debe tener experiencia con pacientes con trastornos de la alimentación. Y así sucesivamente.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Dejar un Comentario