Terapia

La Pareidolia explicada: Ciencia y Ejemplos

Escrito por Dia García

¿Alguna vez te has topado con una nube que se parece a un caballo? ¿O qué tal la espuma en tu café de la mañana haciendo que parezca que hay una cara escondida allí en alguna parte?

Incontables ejemplos similares seguirán, y los verás casi todos los días; y si bien esto puede parecer un hecho muy aleatorio, ¿sabías que esto es, en realidad, un fenómeno llamado Pareidolia? A continuación la pareidolia explicada: Ciencia y Ejemplos.

Qué es la Pareidolia

La pareidolia es un fenómeno psicológico que ocurre cuando un estímulo aleatorio e insignificante (ya sea sonido u objeto) se percibe como significativo. Se dice que existe una tendencia entre los humanos a querer entender y definir las cosas para que sea más fácil tratar con ellas. Por eso, tendemos a reorganizar los objetos y las cosas en nuestra mente y les damos una forma con la que podemos definir e identificarnos.

La ciencia

La pareidolia se pensaba anteriormente que era un síntoma de psicosis; sin embargo, ahora se reconoce como una tendencia humana normal. Carl Sagan, un astrofísico y astrónomo estadounidense, presentó una teoría que decía que la percepción hiper facial se deriva de una necesidad muy evolutiva de reconocer otras caras, a veces, demasiado rápido.

Como mencionamos anteriormente, es una tendencia humana básica querer encontrar significado en algo para que podamos identificarlo y definirlo.

Carl Sagan, teorizó que “aquellos bebés que hace un millón de años no podían reconocer una cara sonreían menos, tenían menos probabilidades de ganarse los corazones de sus padres y menos probabilidades de prosperar”. Por lo tanto, podría argumentarse que esta supervivencia ha permitido que la pareidolia pase de generación en generación.

Además, también afirma que era más seguro para los antepasados ​​de los que evolucionamos asumir que ven una cara, incluso donde no la hay y esto les permitía que se protegieran más de los depredadores.

David Hume, un historiador, filósofo, economista y ensayista escocés, en una de sus citas describe acertadamente esta tendencia.

“Hay una tendencia universal entre la humanidad a concebir a todos los seres como ellos, y a transferir a cada objeto, esas cualidades, con las que están familiarizados, y de las cuales son íntimamente conscientes. Encontramos rostros humanos en la luna, ejércitos en las nubes; y por una propensión natural, si no se corrige por experiencia y reflexión, se le atribuye malicia o buena voluntad a todo lo que nos duele o nos agrada”.

Aunque puede parecer un ejercicio bastante tedioso y sin sentido, encontrar caras y objetos en cosas que realmente no los tienen, el hecho es que no siempre no tiene sentido.

La famosa prueba de manchas de tinta de Rorschach utiliza esta premisa para obtener una idea del funcionamiento de la mente humana y es una prueba muy importante utilizada en psicología.

Ejemplos

Es muy probable que muchos no hayan oído hablar del nombre técnico del concepto, aunque la mayoría lo habrá experimentado en algún momento de sus vidas.

Algunos de los ejemplos más comunes de este fenómeno incluyen encontrar diferentes objetos y formas en las nubes, o troncos de árboles con forma de caras o formas humanas. Veamos algunos de los otros ejemplos comunes de pareidolia.

Pareidolia espacial

Hay innumerables ejemplos de avistamientos de diferentes tipos en el espacio. Algunos de los famosos incluyen el avistamiento de Cydonia Mensae, más conocido popularmente como la “Cara en Marte”.

Cuando la imagen se vio por primera vez, mostraba la cara de un hombre mirando hacia arriba. Sin embargo, las fotos de mayor calidad tomadas años más tarde mostraron que no era más que una montaña que parecía un rostro humano cuando se observaba bajo el tipo correcto de sombra e iluminación.

El conejo en la luna

Este es uno de los ejemplos más comunes y famosos de pareidolia, el conejo en la luna, es una teoría que se ha transmitido de generación en generación.

Hay historias escritas y cuentos contados, y uno probablemente se anima a verlo caer la noche.

Símbolos y figuras religiosas

Probablemente los ejemplos más publicitados de pareidolia han estado relacionados con símbolos y figuras religiosas. Entonces, encontrar a Jesús o la Virgen María en diferentes alimentos, o encontrar al Señor hindú Ganesha en una verdura no es algo muy nuevo de lo que oímos.

Dado el valor sentimental que tienen las personas para estos símbolos religiosos, probablemente no sea sorprendente saber que algunos de estos hallazgos se han vendido por cientos de dólares en sitios populares de internet.

Las nubes en forma de corazón

Uno de los ejemplos más comunes es lo que nos pasas con las nubes. Todos en algún momento hemos creído ver algún objeto o persona en las nubes. Y es que no cabe duda que vista con un poco de imaginación y creatividad, una nube puede tomar la silueta de casi cualquier cosa.

Todo dependerá del ojo de quien mire. Por ejemplo, una nube que a una persona le puede parecer un tigre, a otro le parecerá un gato, sin embargo, alguien más puede añadir que se parece a una galleta o un pastel.

Si bien se puede ver que la pareidolia se abre paso en todas las formas y cosas, y la observación de estas se vuelve casi sin esfuerzo, el hecho es que es una percepción de cosas que realmente no existen.

Y si bien podemos calificar esto como una tarea innecesaria, a veces nos da una idea del funcionamiento de la mente humana. De esa manera, muchos expertos dicen que el fenómeno de la pareidolia podría ayudarnos a comprender conceptos como el Monstruo del Lago Ness o el Pie Grande.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Dejar un Comentario