Inteligencia

La diferencia entre orgullo y arrogancia

Escrito por Franco Rodriguez

Viendo el Mundial de Fútbol, realmente se puede sentir el sentido de orgullo nacional en los fanáticos de ambos lados, bailan, cantan y animan a sus respectivos equipos.

¿Pero son estos fanáticos orgullosos o arrogantes? Es bueno estar orgulloso, por supuesto, pero ¿Es bueno ser arrogante?

Monet escribió:

Me digo a mí mismo que cualquiera que diga que ha terminado un lienzo es terriblemente arrogante. Acabado significa completo, perfecto, y me esfuerzo sin hacer ningún progreso, buscando, buscando a tientas, sin lograr mucho.

Orgullo

Antes de discutir el significado de la arrogancia, hay que ver el significado del orgullo. Orgullo se refiere al: “Sentimiento de satisfacción hacia algo propio o cercano a uno que se considera meritorio”.

De acuerdo con esta definición, entonces, el orgullo requiere ser responsable de un resultado que sea valorado meritoriamente. Si se marcó un gol agradable para su equipo, por ejemplo, puede sentirse orgulloso de su logro.

El orgullo puede considerarse una emoción positiva. El orgullo en los éxitos de uno puede promover conductas positivas en el dominio del logro y contribuir al desarrollo de un sentido genuino y profundamente arraigado de la autoestima.

Arrogancia

¿Qué es la arrogancia? La arrogancia se refiere al orgullo excesivo y autoritario. Si eres arrogante, entonces puedes creer que anotar ese lindo gol en los últimos minutos de un partido significa que has estado llevando al equipo, que tus compañeros de equipo son inútiles sin ti, que si no fuera por ti, tu equipo tendría no tuvo ninguna posibilidad de tener éxito.

Si eres arrogante, también es más probable que compares los logros de todos contra tus logros, reafirmando constantemente tu propia superioridad. Tu arrogancia no tiene límites.

¿Cuál es la diferencia entre el orgullo y la arrogancia?

El orgullo surge de asumir la responsabilidad de una acción específica que se considera positiva y valorada socialmente, pero la arrogancia surge del orgullo no en las acciones de uno sino en el “yo global” de uno.

Es decir, el orgullo es el resultado de atribuciones a causas internas, inestables y controlables, y está asociado con una alta autoestima. Por lo tanto, nos enorgullecemos de hacer cosas que están en nuestro poder para hacer, pero requieren esfuerzo y determinación. El resultado es una mayor autoestima.

El orgullo egotista, sin embargo, es el resultado de atribuciones a causas internas, estables e incontrolables (gané porque siempre soy bueno), y está asociado con el narcisismo.

La suposición es que las grandes acciones no son el resultado del esfuerzo, sino que son consecuencias naturales de nuestra grandeza. En otras palabras, todo lo que tocamos se convierte en oro.

También se ha demostrado que los sentimientos de orgullo se corresponden con una mayor empatía y reacciones positivas hacia los miembros de fuera del grupo, mientras que la arrogancia se vincula con una menor empatía y, como resultado, una mayor hostilidad hacia los demás, incluidos los miembros de fuera del grupo.

Cuanto más poder tienen las personas, más orgullo sienten, pero, en la medida en que este orgullo es arrogante, entonces esas personas poderosas también pueden tener más prejuicios.

Las implicaciones pueden ser preocupantes. ¿Por qué?

Porque los líderes empresariales y políticos (y otras personas de alto estatus) que probablemente estén motivados por el orgullo casi a diario son precisamente las personas cuyos prejuicios podrían hacer más daño, lo que los lleva a contratar y despedir a otros de manera discriminatoria.

Acerca de

Franco Rodriguez

Graduado de Psicología. Seguidor de los últimos tratamientos e investigación para trastornos y desordenes.

Dejar un Comentario