Inteligencia

Emociones Positivas y Negativas – Por qué las necesitamos

Escrito por Dia García

La psicología positiva es un campo de estudio que se centra en las emociones tanto positivas como negativas. En general, el término “emoción” es bastante difícil de definir, pero todos entendemos a qué se refiere a través de la experiencia.

Las emociones positivas y negativas son divisiones comunes entre los tipos de emociones, y son igualmente necesarias en nuestro desarrollo como personas y aquí te explicamos por qué.

Emociones positivas y negativas

Algunas emociones positivas comunes incluyen:

  • Amor
  • Alegría
  • Satisfacción
  • Contentamiento
  • Interesar
  • Diversión
  • Felicidad
  • Serenidad
  • Temor

Mientras que entre las emociones negativas encontramos:

  • Temor
  • Enfado
  • Asco
  • Tristeza
  • Rabia
  • Soledad
  • Melancolía
  • Enojo

Por qué necesitamos tanto las emociones positivas como las negativas

Es evidente que la lista de emociones positivas está llena de emociones placenteras, pero por otro lado, las emociones negativas son afecciones que nadie querría experimentar. Las emociones positivas nos ayudan a funcionar de manera efectiva, crecer y prosperar. Pero ¿y qué hay de las emociones negativas? Es decir, ¿por qué son necesarias?

Para entender por qué es necesario experimentar emociones positivas y negativas por igual, demos un vistazo a todo lo que aportan las emociones positivas a nuestro desarrollo, y seguidamente qué aportan las emociones negativas.

Las emociones positivas amplían nuestros repertorios de pensamiento-acción

Las emociones positivas amplían nuestra atención y pensamientos, es decir, tenemos muchos más pensamientos en cantidad y calidad.

Cuando experimentamos emociones positivas, como la alegría o el interés, es más probable que seamos creativos, que visualicemos más oportunidades y que estemos abiertos a las relaciones con los demás. Con emociones positivas podemos ser más flexibles, jugar y ser abiertos.

Con las emociones positivas podemos deshacer emociones negativas

Difícilmente experimentaremos emociones positivas y negativas simultáneamente, por lo tanto, una experiencia deliberada de emociones positivas en momentos en que las emociones negativas son dominantes puede servir para deshacer sus efectos persistentes.

Por experiencia y demostración científica sabemos que una leve alegría puede eliminar los niveles de estrés a nivel fisiológico.

Las emociones positivas mejoran la resiliencia

La resiliencia es la capacidad que tienen los seres humanos para adaptarse positivamente a situaciones adversas. El disfrute, la alegría, la satisfacción, la cálida amistad, el amor y el afecto aumentan la capacidad de recuperación y la capacidad de hacer frente a situaciones difíciles, mientras que las emociones negativas, en cambio, las disminuyen. Las emociones positivas a menudo pueden mejorar la forma en cómo afrontamos los problemas y nos hacen replantearnos las soluciones y decisiones sin estrés. También podemos infundir los eventos negativos con un significado positivo, y todo esto facilita una rápida recuperación después de un evento desagradable.

Las emociones positivas construyen el repertorio psicológico

Las emociones positivas no tienen un efecto momentáneo, en lugar de eso, ayudan a crear importantes recursos físicos, intelectuales, sociales y psicológicos que perduran. Las emociones en sí mismas sean temporales, pero sus efectos no lo son.

Por ejemplo, las emociones positivas asociadas con el juego pueden desarrollar habilidades físicas; mientras que el dominio propio y los momentos agradables con amigos, aumentan las habilidades sociales.

Las emociones positivas pueden desencadenar una espiral ascendente de desarrollo

Las emociones negativas pueden arrastrarte por una cresta hacia la depresión y los trastornos psicológicos, mientras que las emociones positivas pueden desencadenar espirales ascendentes de desarrollo hacia un mejor bienestar emocional y transformarte en la mejor versión de ti mismo.

Basándonos en la teoría de la ampliación y construcción, las emociones positivas no son un fin, sino un medio para llevarnos a una mejor vida. Por ejemplo, en un estudio con personas que habían perdido a sus parejas, los investigadores encontraron que la risa y la sonrisa de Duchenne predicen la duración del dolor.

La sonrisa de Duchenne es una sonrisa amplia, que involucra la contracción de los músculos cigomático mayor y menor cerca de la boca, los cuales elevan la comisura de los labios, y el músculo orbicular cerca de los ojos, cuya contracción eleva las mejillas y produce arrugas alrededor de los ojos.

A esta sonrisa se le considera una sonrisa genuina. Y las personas que sonreían genuinamente en este estudio, tenían más probabilidades de participar en la vida y volver a salir dos años y medio más tarde, en comparación con los que se sentían enojados.

Las emociones negativas dan sentido a las emociones positivas

Las emociones negativas sirven como contrapeso de las positivas. Los expertos señalan que si en una escala de 10, 8 fueran las emociones positivas podría ser peligroso a nivel psicológico.

Como bien dice el dicho “de lo bueno poco”, y las probabilidades apuntan que pos cada 3 emociones positivas hay 1 negativa. Sin esa emoción negativa, las positivas, los “momentos felices” no tendrían sentido.

Las emociones negativas sirven para propósitos evolutivos

Las emociones negativas nos ayudan a reaccionar ante malas decisiones o ante los malos rumbos que haya tomado nuestra vida.

Experimentar este tipo de emociones nos alienta a actuar de manera que aumenten nuestras posibilidades de supervivencia y nos ayuden a crecer y desarrollarnos como personas.

Las emociones negativas pueden ayudar a iniciar cambios fundamentales de personalidad

Así lo afirma el experto en teoría de las emociones Richard Lazarus, quien destaca que “Para el adulto estable, un cambio importante de personalidad puede requerir un trauma, una crisis personal o una conversión religiosa”.

Las emociones negativas pueden llevarnos al pensamiento crítico y profundo de las cosas

A través de las emociones negativas podemos detener la marcha y sentarnos a reflexionar acerca de nosotros mismos y el resto del mundo.

Estos momentos de introspección profundizan el aprendizaje la comprensión de nosotros mismos y el conocimiento del mundo.

Las emociones negativas nos enseñan acerca de la empatía

Cuando pasamos por momentos difíciles y una serie de emociones negativas, podemos comprender cómo se sienten las otras personas en carne propia. Y no solo aprendemos a empatizar, sino que adquirimos consideraciones morales, modestia, cuidado y muchos otros valores.

Finalmente, debemos tomar en cuenta que las emociones son negativas o positivas de acuerdo al contexto en el que suceden. Por ejemplo, la risa no siempre es una emoción positiva, cuando se trata de una burla y así respectivamente con cada emoción.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Dejar un Comentario