Trastornos

Eres un coleccionista o un acaparador compulsivo?

Escrito por Dia García

Si te preguntáramos si eres un coleccionista o un acaparador compulsivo ¿Sabrías cómo respondernos? Es decir, ¿se te hace fácil ver la diferencia? Es probable que digas que sí, mas esto no necesariamente tiene que ser correcto, pues los la mayoría de veces los acumuladores se creen y se hacen llamar a sí mismo “coleccionistas”.

Es un tipo de problema que aqueja a cientos de miles de personas e incluso a familias enteras por lo que es sumamente importante aclarar rápidamente esta duda para comenzar a trabajar en una solución antes de que sea demasiado tarde. Si estás leyendo esto ponte cómodo pues aquí tendrás la respuesta a tus dudas.

El trastorno de acumulación es una condición de salud mental caracterizada por la acumulación excesiva de elementos innecesarios. Los acumuladores tienen dificultades extremas para descartar o separarse de las posesiones personales, independientemente de su valor real. Tienen fuertes deseos de guardar elementos, lo que es responsable de su incapacidad para separarse de los elementos que han estado almacenando.

El desorden extremo es típico del hogar o lugar de trabajo del individuo considerado como un acumulador. Sin embargo, generalmente a los acumuladores les gusta referirse a sí mismos como coleccionistas.

Y esto no es verdad aunque la línea es algo estrecha siendo lo único que los separa es el hecho de que los coleccionista acumulan cosas con cierto valor emocional y económico. Sin embargo para dejar ambos conceptos más claros los explicaremos uno a uno.

Coleccionistas

Los coleccionistas tiene pasión por reunir cosas como sellos, antigüedades, modelos de autos y cualquier articulo coleccionables. Y a pesar de que pueden recolectar lo que sea, ellos siempre serán muy selectivos, eligiendo solo las cosas que van con sus gustos y personalidad.

Las colecciones crean comunidades de individuos que comparten pasiones e intereses similares. Los coleccionistas suelen mantener sus pertenencias bien organizadas, y cada elemento difiere de otros elementos para formar grupos interesantes y, a menudo, valiosos.

Además, un propósito importante de la recolección es mostrar los artículos a otras personas que los aprecian.

Acaparadores

Los acumuladores pierden su capacidad de mostrar estas cosas de una manera ordenada y terminan obstruyendo el uso ordinario de las áreas de su hogar. En lugar de un espacio habitable, la casa se convierte en una instalación de almacenamiento.

Parte de la representación de los hogares habituales del acaparador incorpora entradas semi-bloqueadas y bloqueadas. Es excepcionalmente difícil ir a través de los espacios de una habitación a otra sin pasar por encima del desorden que han creado.

Los acumuladores tienen la incapacidad extrema de descartar objetos sin valor y generalmente viven en la miseria. La mayoría de los acumuladores prefieren ser conocidos como coleccionistas en lugar de acumuladores, aunque tienen un apego emocional intenso a los artículos que poseen.

Los acumuladores con frecuencia se quedan aislados en sus propios hogares y sufren de depresión y ansiedad. Los estudios realizados en Australia por ejemplo, muestran que el 46% de las personas con trastorno de acaparamiento comparten sus hogares con otra persona. Este trastorno de acumulación puede afectar a personas de cualquier edad.

Diferencias

Hablar de las diferencias entre un acumulador y un coleccionista realmente no es nada complicado, ya que cualquiera podría darse cuenta que camino siguen estas personas. Sin embargo, a continuación te presentamos de manera más detallada las diferencias entre un coleccionista y un acaparador:

Los acaparadores son:

  • Un acumulador es una persona que adquiere y recoge objetos en exceso y tiene dificultades para descartarlos o eliminarlos.
  • Un acumulador desarrolla fuertes apegos a los elementos que generalmente recolecta, aunque no tengan valor, sean o no invaluables, insalubres y/o peligrosos.
  • El acaparamiento compulsivo se convierte en un obstáculo para las actividades cotidianas de una persona, como cocinar, dormir, limpiar e higiene personal.
  • El acaparamiento compulsivo también se conoce como disposofobia o acaparamiento patológico. Algunos asocian el acaparamiento compulsivo con el trastorno obsesivo compulsivo. Sin embargo, algunas personas que acumulan no tienen síntomas relacionados con el trastorno obsesivo compulsivo.
  • Un acumulador, puede tomar cualquier elemento aleatorio que le guste y piense que podría ser útil, guardarlo para uso futuro y apilarlo en cualquier lugar de la casa sin organizarlo.
  • Los acumuladores se pueden clasificar en tres tipos. Un acumulador del primer tipo puede presumir de algo que dice ser muy valioso y raro, mientras que el embalaje indica claramente que solo está hecho de un material barato y se puede comprar en cualquier tienda. Un acumulador del segundo tipo puede conservar una pila de alimentos ya vencidos y aun así insistir en conservarlos. Por último, un acumulador del tercer tipo guarda artículos como pasatiempo, desde periódicos viejos hasta herramientas no funcionales y servilletas de papel.
  • Los signos y síntomas de acumulación compulsiva incluirían espacios vitales descuidados, dificultad para tirar o descartar cosas, mover artículos de una pila a otra sin deshacerse de nada, recolectar cosas sin importancia e inútiles, problemas para cumplir citas y horarios, dificultad en la toma de decisiones, a menudo retrasar algo en un momento posterior, apego desorganizado e irrazonable a las posesiones materiales e interacciones sociales limitadas.

Los coleccionistas son:

  • Las personas que recolectan artículos para una colección específica como libros, sellos y figuras buscan intencionalmente artículos que puedan agregar a su colección.
  • Los coleccionistas organizan y clasifican cuidadosamente sus colecciones.
  • Los coleccionistas a pesar de que están a riesgo de caer en crisis compulsivas para tener la pieza que les falta, generalmente suelen tener la cabeza más fría por lo que se controlan más fácilmente.
  • Un coleccionista puede separarse de una colección para invertir en otra.
  • Los coleccionistas siente apego a sus posiciones pero es una pasión que se complementan con el valor de las cosas que almacenan.

Como podemos ver, una persona coleccionista no tiene mayor problema a menos que gaste todo su dinero y se arriesgue a quedarse en la calle por adquirir un artículo de colección y sin embargo son artículos de alto valor que luego puede vender. Mientras tanto, son los acumuladores quienes tienen el problema más grande.

Existen diversos tratamientos para el acaparamiento compulsivo. Las intervenciones farmacológicas incluyen antidepresivos. Estos medicamentos no curan el trastorno en sí, sino que controlan los síntomas existentes.

Sin embargo, la mayoría de las personas a las que se les diagnostica un acaparamiento compulsivo no responden solo a los tratamientos farmacológicos.

Las intervenciones terapéuticas incluyen la terapia cognitivo-conductual. Un terapeuta visita la casa de un acaparador, observa la gravedad del acaparamiento, ayuda en la toma de decisiones, ayuda en la organización y disposición, habilidades de relajación y otros. La terapia puede tomar un tiempo, probablemente años hasta que los síntomas estén más o menos controlados.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Dejar un Comentario