Trabajo

Cómo lidiar con un jefe problemático

Escrito por Dia García

En un mundo ideal, todos tendríamos jefes fantásticos que se esmeran por ayudarnos a tener éxito y que nos hacen sentir valorados. Desafortunadamente, ese no es el caso.

Pero ya sea que la persona para la que trabajes sea un déspota, tenga problemas de manejo de la ira, muestre favoritismo hacia una persona, sea un acosador rotundo en el lugar de trabajo o simplemente no sea muy competente, debes intentar poner la mejor cara y hacer tu trabajo.

Sin embargo, no todo está perdido, en el siguiente post te enseñaremos cómo lidiar con un jefe problemático.

Prueba uno o más de estos consejos para encontrar un terreno común con tu jefe, o al menos para crear una especie de ambiente mucho más llevadero mientras consigues un trabajo mejor:

Asegúrate de que tu jefe en verdad es problemático

Antes de tratar de cambiar a tu jefe, asegúrate de que este en verdad es problemático. Pregúntate: ¿Hay alguna razón para su comportamiento, o estás siendo demasiado duro con él?

Observa a tu jefe por unos días e intenta notar cuántas cosas hace bien y mal. Cuando esté haciendo algo “malo”, trata de imaginar la razón más indulgente por la que podría haber ocurrido. ¿Es realmente su culpa, o podría ser algo que está fuera de su control?

Identifica la motivación de tu jefe

Comprender por qué tu jefe hace o se preocupa por ciertas cosas puede darte una idea de su estilo de gestión. Si las reglas están totalmente fuera de control, trata de descubrir la motivación de tu jefe.

Tal vez su reacción no es precisamente por algo que hiciste tú sino por lo que le está sucediendo con alguien más dentro de la empresa.

No dejes que afecte tu trabajo

No importa cuán malo sea el comportamiento de tu jefe, evita dejar que afecte tu trabajo. No intentes igualar el ambiente hostil trabajando más lento, o tomando días excesivos de alegando estar enfermo o tomándote almuerzos más largos.

Solo retrasarás más tu carga de trabajo y crearás una razón para que tu jefe te despida o lo tome contrata ti.

Mantente un paso adelante

Evita las órdenes que pueda darte tu jefe anticipándote y haciendo las cosas antes de que él llegue a ti.

Esto te hará ver ante él como una persona que conoce sus responsabilidades por lo que no tendrá que dejarte un ojo sobre ti.

Establece límites

Trabajar con alguien que parece no tener límites significa que tienes que seguir adelante y establecerlos. Uno de los desafíos de las personas desagradables es que tienen un comportamiento igualmente desagradable, y es importante aprender a distanciarse de ese comportamiento.

Así que da un paso adelante y establece límites que generen cierto respeto entre tu como subordinado y él como jefe. Recuerda que el exceso de confianza nunca es bueno en un lugar de trabajo.

Actúa como el líder

Cuando se trata con un jefe incompetente, a veces es mejor tomar algunas decisiones de liderazgo por tu cuenta.

Si conoces tu área lo suficientemente bien, no hay razón para no seguir adelante creando y siguiendo una dirección que sabes que logrará buenos resultados para tu empresa.

Las personas que hacen esto son seguidas naturalmente por sus compañeros como líderes informales. La gerencia, aunque quizás no sea tu jefe directo, notará tu iniciativa. Aunque busca mantener al tanto a tu jefe, pues no querrás hacerlo ver débil ante los demás.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Dejar un Comentario