Trastornos

Enfermedades mentales que pueden ser hereditarias

Escrito por Franco Rodriguez

Un estudio realizado por la Universidad de Wisconsin-Madison reveló que la ansiedad es hereditaria. El hallazgo se une al de otras tantas enfermedades y trastornos que al parecer, tienen procedencia genética.

Es decir, cuando un miembro de la familia padece un trastorno mental, es más probable que algún miembro de la nueva generación lo herede. A continuación hablaremos sobre las posibles causas de estos trastornos y cuáles son las enfermedades mentales que pueden ser heredadas.

Causas de los trastornos mentales

Por lo general, múltiples factores entran en juego y afectan la salud mental. Es lo que se conoce como herencia multifactorial. Aquí mencionamos solo algunos de esos factores.

Factores medioambientales

Aquí influye cualquier tipo de trauma, como el abuso físico, sexual o emocional. También el daño emocional que se produce en contextos como el acoso escolar es determinante. Y finalmente, el abuso de sustancias durante el embarazo, también puede afectar negativamente el desarrollo mental saludable.

Factores genéticos

Ahora bien, genéticamente los trastornos mentales pueden estar relacionados con la regulación epigenética, polimorfismos genéticos o cambios en un solo gen.

En el primer caso, la regulación epigenética, puede afectar la forma en que las personas se relacionan en el entorno medioambiental. En ese orden, es determinante para que una persona desarrolle un trastorno ante ciertas circunstancias en el medioambiente.

Por otra parte, los polimorfismos genéticos son cambios en el ADN. Ciertamente no conducirán por sí solos a un trastorno genético, pero la combinación de uno o más polimorfismos específicos, junto con ciertos factores ambientales, sí que pueden llevar al desarrollo de una enfermedad mental.

Y por último, en cuanto a los cambios en un solo gen, no es improbable, pero en efecto es un caso bastante raro.

En conclusión, los trastornos genéticos son el resultado de la combinación de factores genéticos y ambientales. No existe un solo indicador genético que dictamine un trastorno mental.

Así que hasta la fecha, las posibilidades de heredar un trastorno mental no pueden ser calculadas, ya que para ello se requieren muchos genes interactivos y factores ambientales.

Enfermedades mentales que pueden ser hereditarias

Depresión

Investigadores del Consorcio de Genómica Psiquiátrica (PGC), con más de 300 científicos en 80 centros de investigación en 20 países, encontraron una variación genética que en el 10% de los casos, se asocia con la depresión.

Pero la depresión es un trastorno enorme y multifacético en el que el actor medioambiental influye poderosamente. Sin embargo, no se puede ignorar la condición genética.

En 2011, un estudio evidenció un cromosoma particular que podría ser un factor desencadenante del posible desarrollo de la depresión, hablamos del cromosoma “3p25-26”. Sumado a esto, alrededor del 40% de personas con depresión que han sido examinadas, indican tener o haber tenido algún familiar con el mismo trastorno.

Trastorno bipolar

El mismo estudio del Consorcio de Genómica Psiquiátrica reveló que se manejan las mismas cifras para el trastorno bipolar. Es decir, 10% de las personas que padecen esta variación genética sufren trastorno bipolar.

Otros científicos van aún más lejos y estiman que se trata de un solo gen que se pueda encontrar y alterar para eliminar el trastorno bipolar para siempre.

Ahora, existen los trastornos bipolares I y II. Lo curioso es que si tienes un familiar con trastorno bipolar II tienes mayor probabilidad de llevar esta condición en tu composición genética, mientras que el trastorno bipolar I no se trasmite tanto.

TDAH

Tal parece que el trastorno por déficit de atención e hiperactividad también puede ser heredado. Las personas que sufren TDAH, tienden a presentar ciertas variaciones en los mismos cuatro sitios cromosómicos.

De hecho, los científicos apuntan a que las causas de este trastorno son más hereditarias y menos medioambientales, en comparación con otras enfermedades mentales.

Esquizofrenia

Este es sin duda uno de los problemas psiquiátricos más difíciles de diagnosticar y tratar. Pero se cree que el desequilibrio químico en el cerebro propio de esta enfermedad puede ser heredado de familiares.

En efecto, las estadísticas indican que los hijos de una persona esquizofrénica tienen un 40% de probabilidades de desarrollar el mismo trastorno. Y en el caso de tener un gemelo idéntico con esquizofrenia, las posibilidades aumentan a un 50%.

Claro, se ha demostrado que no existe un solo gen de la esquizofrenia. Por el contrario, existen ocho grupos de genes distintos que se vincularon con ocho tipos diferentes de esquizofrenia de acuerdo a un estudio. Además, otro estudio que analizó a 113,000 personas encontró 128 variantes genéticas diferentes relacionadas con la esquizofrenia.

Por otra parte, con la intención de entender de qué se trata la esquizofrenia, un estudio de Harvard en 2014, determinó que en estos casos, el cableado y el aislamiento de las fibras nerviosas no están funcionando bien. Y en todo caso, esas fallas son genéticas.

Autismo

El autismo también parece ser un mal heredado, pero igualmente no existe un gen del autismo, sino más bien una serie de variaciones en los cromosomas. Evidentemente, el autismo es uno de los trastornos menos medioambientales, pero ¿es 100% genético? Es algo que todavía está en investigación.

Por el momento, la superposición en la heredabilidad que podría atribuirse a la variación genética común es de aproximadamente de 3% entre la esquizofrenia y el autismo.

TOC

El trastorno obsesivo compulsivo por otra parte, es uno de los trastornos que se podría afirmar con seguridad que obedecen a factores medioambientales. Pero se han hecho investigaciones sobre la naturaleza hereditaria del TOC en Baltimore y Washington, y se encontró que parecía haber una fuerte conexión entre un miembro de la familia con TOC y el desarrollo posterior de la enfermedad en otros miembros.

Luego, en 2010 un estudio reveló que existen cromosomas concretos que podrían ser responsables del TOC. Pero lamentablemente hasta la fecha, la genética no ha proporcionado todas las respuestas sobre cómo o por qué aparece. Pero sí que hay muchos factores medioambientales que intervienen en el desarrollo de la enfermedad.

Esperamos que para las próximos años, los genetistas den respuestas más concretas acerca del papel que juegan los cromosomas en estas e incluso otras enfermedades mentales que pueden ser hereditarias.

Acerca de

Franco Rodriguez

Casi Graduado de Psicología. Seguidor de los últimos tratamientos e investigación para trastornos y desordenes.

Dejar un Comentario