Trabajo

Trucos psicológicos para una entrevista de trabajo exitosa

Escrito por Dia García

Los entrevistadores son tan humanos como tú. Esto significa que son susceptibles a las mismas preferencias psicológicas y sesgos cognitivos que afectan al resto de nosotros. Algunos simples ajustes a la forma en que hablas y te defiendes pueden hacer que parezcas mucho más agradable  y competente ante sus ojos.

En el siguiente post te daremos algunos trucos psicológicos para tu entrevista de trabajo, a fin de que estés un paso más cerca del éxito.

Trucos psicológicos para tu entrevista de trabajo

A continuación te presentamos algunos consejos prácticos y sencillos para dominar tu próxima entrevista de trabajo.

Programa tu entrevista alrededor de las 10:30 de la mañana un martes

Se cree que el mejor momento para organizar una entrevista es el mejor momento para el entrevistador, no el mejor momento para ti.

Por lo tanto, si la recepcionista te ofrece cierta capacidad de adaptación para elegir el horario de una reunión, pregúntale si podrías asistir alrededor de las 10:30 a.m. de un martes.

De esta manera harás tu entrevista algo más casual. Como regla general, debes mantenerte alejado de las reuniones matutinas debido a que tu entrevista puede, en cualquier caso, distraerse con todo lo que tienen que completar ese día.

Asimismo, deberás abstenerte de ser la última reunión de la jornada laboral, ya que tu entrevistador puede estar pensando lo que tiene que hacer en su casa.

Haga coincidir el color de tu vestimenta con la imagen que deseas proyectar

Un estudio de CareerBuilder sobre la contratación de directores y expertos en recursos humanos descubrió que los diversos tonos de vestimenta transmiten impresiones inconfundibles.

El 23% de los encuestadores aconsejaron el azul deportivo, lo que propone que el solicitante es una persona cooperativa, mientras que el 15% opino que los colores oscuros, lo que recomienda el potencial de administración.

Mientras tanto, el 25% dijo que el naranja es el sombreado más notoriamente negativo ya que da la percepción de que el solicitante no es profesional.

Adapta tus respuestas a la edad del entrevistador

Debes comportarte de forma algo diversa en función de la edad de tu entrevistador.

Por ejemplo, si tu entrevistador tiene entre 20 y 30 años busca llevar ejemplos visuales de tu trabajo y muestra tu capacidad para realizar múltiples tareas. Si tu entrevistador por otro lado cuenta con más de 30 años hasta los 50 años enfatiza tu inventiva y especifica cómo la función / ajuste de la vida se suma a tu prosperidad.

Si tu entrevistador supera los 50 años hasta los 70 años demuestra que te pones el cinturón de seguridad y muestra respeto por lo que has logrado.

Finalmente si el entrevistador supera los 70 años menciona tu dedicación y responsabilidad con respecto a ocupaciones pasadas.

Mantén tus palmas abiertas o agita tus manos

Mostrar las palmas generalmente indica sinceridad, mientras que juntar las yemas de los dedos de las manos para formar un campanario de iglesia indica confianza.

Por otro lado, no busques mantener tus palmas hacia abajo, lo cual es un signo de dominio. Y evita ocultar tus manos, ya que puedes dar la sensación de que tienes algo que ocultar.

Tocando tus dedos, demuestras impaciencia. Doblar los brazos, indica desilusión. Y el uso excesivo de gestos con las manos, puede causar distracción.

Encuentra algo en común con tu entrevistador

Siempre nos vamos a sentir a gusto con aquellas personas que comparten algo en común de nosotros.

Por tanto, piensa que tu entrevistador se sentirá bien encontrando algo en común contigo.

Así que por ejemplo, si sabes que tu entrevistador realmente valora el servicio comunitario y a ti también, trata de incluir ese tema en tu conversación.

Refleja el lenguaje corporal del entrevistador

El “efecto camaleón” es un fenómeno psicológico que describe cómo las personas tienden a gustarse más cuando muestran un lenguaje corporal similar.

Entonces, si tu entrevistador se inclina hacia adelante en su silla y pone sus manos sobre la mesa, siéntete libre de hacer lo mismo. Ya que lo más probable es que no se dé cuenta de que lo estás copiando.

Muestra confianza y respeto al mismo tiempo

El éxito en los negocios es a menudo una cuestión de competir y cooperar. En una entrevista de trabajo, eso significa mostrar respeto a tu entrevistador, al mismo tiempo que demuestras confianza en ti mismo.

Confía en que estás tomando la iniciativa para guiar la conversación, pero también respeta y admira el trabajo de tu entrevistador.

Sé sincero acerca de tus debilidades

Al responder a la pregunta “¿Cuál es tu mayor debilidad?”, Tu impulso inicial podría ser elaborar una respuesta estratégica que realmente enfatice tus fortalezas. Por ejemplo, podrías decir: “Soy tan perfeccionista” o “Trabajo demasiado duro”.

Sin embargo, es más sabio decir algo genuino como, “No siempre puedo organizarme bien”, lo que suena más honesto y podría hacer que tu entrevistador esté más inclinado a recomendarlo para el puesto.

Habla expresivamente

Si quieres sonar inteligente, evita hablar en monótono. Disminuye y aumenta la velocidad dependiendo de la importancia de lo que se está comunicando en ese momento.

Si estás resumiendo o repasando los antecedentes, habla más rápido que cuando proporcionas nueva información. Cuando estés introduciendo un concepto importante, disminuye la velocidad para que los oyentes tengan tiempo de absorberlo.

Haz contacto visual con tu entrevistador

Cuando el entrevistador te salude, míralo a los ojos. En un estudio, un par de investigadores de la Universidad Northeastern les pidieron a los participantes que vieran videos de extraños hablando por primera vez y luego evaluaran qué tan inteligente parecía cada persona.

Los resultados mostraron que las personas que constantemente hacían contacto visual mientras hablaban se consideraban más inteligentes que aquellas que no hacían contacto visual.

Muestra tu potencial

Puedes sentirte tentado a contarle a tu entrevistador todo sobre tus logros pasados, pero te recomendamos centrarte más en lo que podrías hacer en el futuro, si la empresa te contrata.

Sé amigable y asertivo al mismo tiempo

Si te muestras muy ansioso tendrás menos probabilidades de conseguir el trabajo que estás esperando ya que esto te hace parecer menos cálido y asertivo, y te hace hablar lentamente.

Las conversaciones lentas perjudican las posibilidades de los candidatos porque los entrevistadores pueden haber asumido que los candidatos tenían dificultades para responder sus preguntas.

Por tanto lo mejor es que intentes ser lo más extrovertido posible. Siéntete seguro de lo que haces, no te rías o sonrías tanto, muestra potencial, prepárate para contestar preguntas incomodas y finalmente sé entusiasta.

Acerca de

Dia García

Licenciada en Letras mención Historia del Arte, escritora creativa e investigadora con buena experiencia en escritura web.

Dejar un Comentario